Cabe recordar que ANTHEM anunció en julio de 2015 la compra de CIGNA por unos 54.200 millones de dólares (51.125 millones de euros), pero este acuerdo se encontró con la oposición de los reguladores. La pasada semana, un juez en Washington bloqueó la multimillonaria fusión en cumplimiento de las normas antimonopolio, una decisión que ANTHEM está tratando de apelar según recoge Expansión.

No obstante, según aseguró ayer CIGNA, la transacción "no puede recibir y no recibirá aprobación", por lo que lo mejor para sus accionistas es poner fin al acuerdo. Además, la aseguradora reveló que ha presentado una demanda contra su competidora en un tribunal del estado de Delaware para obtener un pago de 1.850 millones de dólares (1.745 millones de euros) en compensación por la cancelación de la fusión y otro de 13.000 millones (12.262 millones de euros) en concepto de daños.

Esa cantidad, detalla CIGNA en un comunicado, incluye la prima que los accionistas de la empresa no lograron al no cerrarse la fusión. La compañía con sede en Bloomfield (Connecticut) argumenta que cumplió con todas sus obligación y que ANTHEM era la encargada de toda la estrategia legal para lograr la aprobación de los reguladores.