El repunte de la accidentalidad vivido en España en los últimos cuatro años afecta especialmente a este colectivo, el de los usuarios de la vía más vulnerables: desde 2012, su mortalidad se ha incrementado un 6% y ya suponen casi el 50% de todos los fallecidos en accidentes de circulación. En los últimos 10 años han muerto 5.000 motoristas, 4.200 peatones y 700 ciclistas.

Además, en el mismo período, el descenso en el número de fallecidos es mucho más lento en los usuarios vulnerables que en los conductores de vehículos de cuatro ruedas, 13 puntos porcentuales menos. Por el contrario, las lesiones en los colectivos vulnerables se han incrementado un 12,4% desde 2006 y ha repuntado de forma acusada en los últimos cuatro años: un 49% en el caso de los ciclistas, un 33% en el de los motoristas y un 17% en el de los peatones. Estos últimos son los que se llevan la peor parte: constituyen el 25% de los accidentados, pero suponen el 43% del total de usuarios vulnerables fallecidos.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio ‘La muerte silenciosa. Los accidentes de tráfico en los usuarios vulnerables: peatones, ciclistas y motoristas (2007-2016)’, presentado ayer por la Fundación Línea Directa y realizado en colaboración con Centro Zaragoza. En el informe se analizan 900.000 accidentes recogidos en la base ARENA de la DGT entre 2007 y 2016, de los que se han estudiado casi 500.000 siniestros con peatones, motoristas y ciclistas implicados. Además, el estudio se completa con 542 reconstrucciones periciales hechas por Centro Zaragoza, que incluyen informes específicos sobre las causas y consecuencias de cada siniestro.

Según los conductores españoles, los usuarios vulnerables no cumplen las normas, especialmente los ciclistas y motoristas, que son los colectivos peor valorados. Sin embargo, los peatones solo tienen la culpa del 13% de los accidentes, los ciclistas del 25% y los motoristas, del 41%, todos muy por debajo del porcentaje de culpa del resto de usuarios.

Para Francisco Valencia, director general de la fundación, el descenso de la mortalidad en carretera durante la última década en España tiene dos sombras: una es “el repunte en el número de muertos que estamos viviendo en los últimos años y las cifras de accidentalidad de los usuarios vulnerables, que ya suponen casi el 50% de los fallecidos en accidente de tráfico. Por eso, es el momento de llamar la atención a la sociedad sobre la fragilidad de estos colectivos, en un momento, además, en el que están cobrando un especial protagonismo por el surgimiento de nuevas formas de movilidad personal”.