Se trata de un acuerdo de gran relevancia para el sector financiero chileno y que se suscribe al amparo del Convenio de Doble Tributación previamente firmado con Estados Unidos, que se concreta tras más de un año y medio de negociaciones entre las autoridades de ambos países. El Secretario de Estado sostuvo que “nos da mucho gusto anunciar que hemos llegado a este acuerdo intergubernamental que tiene por finalidad colaborar con el Gobierno de Estados Unidos en su esfuerzo de combatir la evasión fiscal internacional y facilitar el cumplimiento de esta regulación por parte de las instituciones financieras locales”.

Al respecto, explicó en un comunicado que “la legislación norteamericana FATCA tiene por objetivo combatir la evasión fiscal, para lo cual se establece para las instituciones financieras del mundo, incluidas las chilenas, la obligación de colaborar enviando a la autoridad tributaria de Estados Unidos (“Internal Revenue Service” o “IRS”) información respecto de las cuentas o productos financieros mantenidos por contribuyentes norteamericanos en Chile, sujeto a ciertas obligaciones de debido cuidado, reporte y sanciones o retenciones en caso de incumplimiento.

Con la firma del Acuerdo Intergubernamental, las instituciones financieras chilenas a las cuales les resulta aplicable FATCA se verán beneficiadas, ya que cesan respecto de ellas las obligaciones más gravosas de la regulación FATCA y se establece con claridad el rol que le corresponderá al Servicio de Impuestos Internos, como autoridad tributaria local, en la interacción y colaboración con el IRS, afirma el comunicado.

NO SE APLICARÁ EL IMPUESTO DE RETENCIÓN DE RENTAS

Por otro lado, mediante la suscripción del Acuerdo y en la medida que se dé cumplimiento a las obligaciones de entrega de información bajo los criterios del Convenio firmado, no se aplicará respecto de las instituciones chilenas (incluyendo por ejemplo los fondos de pensiones) el impuesto de retención del 30% en Estados Unidos respecto de rentas con fuente en el país del norte, que es la máxima sanción impuesta por FATCA a las instituciones financieras del mundo. Este impuesto tendrá su vigencia en países que no hayan firmado un acuerdo con EE.UU, en julio de 2014.
La firma de este acuerdo se enmarca dentro del compromiso chileno de alcanzar los más altos estándares en materia de transparencia fiscal e intercambio de información tributaria para combatir así la evasión fiscal mundial. Chile es actualmente miembro de iniciativas OECD sobre transparencia fiscal y firmó recientemente la Convención Multilateral de Mutua Asistencia Administrativa en Materia Fiscal (MAAT).

Por su parte, el funcionario estadounidense aseguró que “nos satisface el compromiso de Chile para intensificar nuestra cooperación, para mejorar el cumplimiento tributario internacional. Quiero agradecer especialmente al Ministro Larraín y su equipo en Hacienda por su labor y cooperación con el Departamento del Tesoro para concluir este acuerdo". Stephen Liston añadió que “el acuerdo que firmamos, constituye un importante paso en nuestros esfuerzos de colaboración para combatir la evasión fiscal internacional, un objetivo que beneficia a nuestros países mutuamente”.