Ambos sindicatos señalan que el establecimiento de un horizonte de inversión acorde con la estabilidad del colectivo de partícipes del Fondo de Pensiones facilitaría alcanzar una rentabilidad suficiente para mantener el poder adquisitivo de estos salarios diferidos más un diferencial que es el objetivo de las políticas de inversión presentes en la mayoría de los fondos de pensiones “No obstante, la actual obligación de realizar diariamente una valoración a precio de mercado de los activos de los fondos de pensiones, supone un impedimento injustificado para adecuar la permanencia del colectivo a los mejores comportamientos financieros de las inversiones a largo plazo”, matizan.

“Igualmente – añaden- el actual sistema introduce elementos de inestabilidad en la valoración de los derechos de los participes, ya que se recogen diariamente en estos cálculos patrimoniales, el comportamiento, en ocasiones, anómalo de los mercados”.

Y concluyen: “La consideración de estos elementos y la importancia patrimonial de la renta fija y, por consiguiente, su relevancia en la rentabilidad de los fondos de pensiones hace de esta un punto capital en el establecimiento y desarrollo de la política de inversión de estos instrumentos”.