Según las declaraciones de Toxo, “el sistema público de pensiones es perfectamente sostenible” y basta para ello con mejorar su actual estructura de ingresos, para lo que ha recordado que “debe retomarse urgentemente el Pacto de Toledo, de modo que tales medidas nazcan del acuerdo político y social más amplio posible”.

En opinión del secretario general de CCOO, para tener un buen sistema de pensiones hay que crear más empleo y, para ello, propone el Plan de Choque para la Recuperación de los Parados de Larga Duración (que ya suponen el 60% del total de desempleados), que se financiaría vía impuestos y la redirección de las bonificaciones a la contratación existentes hacia este colectivo. El plan bonificaría el 100% de las cotizaciones por contingencias comunes de la contratación, indefinida o temporal, de los parados que lleven más de 10 meses en desempleo. El objetivo es recuperar un 1 millón de parados de larga duración para la actividad laboral en los próximos dos años, dedicando financiando este plan con 4.000 millones destinados a ingresar en la Seguridad Social las bonificaciones previstas (2.800 millones de euros), financiar la formación necesaria para estas personas y contratar 2.000 orientadores en los Servicios Públicos de Empleo (1.200 millones de euros entre ambas medidas). Se destinarían a financiar este programa, entre otros recursos, los más de 1.500 millones de euros que hoy cuestan al sistema las diferentes “tarifas planas” que constituyen un "peso muerto" y, en la práctica, son una mera rebaja de cotizaciones empresariales.

Financiación con impuestos

Por otro lado, la propuesta del sindicato desarrolla el objetivo de separación de fuentes de financiación establecido en el Pacto de Toledo atendiendo a la peculiar naturaleza de esta prestación (de carácter formalmente contributivo, pero disfrutada por un beneficiario distinto a quien generó el derecho).

"En cualquier caso la propuesta no implica un cambio jurídico de la pensión y se limita a su financiación. Su coste asciende a 22.000 millones de euros anuales, por lo que su financiación con impuestos resuelve, a medio plazo, la mitad de los cuatro puntos adicionales que se necesitan para asegurar que el sistema público de pensiones sea sostenible y pague prestaciones de calidad", detalla el comunicado.