Mediante esa transacción se absorberá el negocio asegurador del grupo familiar vasco, por un importe aproximado de 74 millones de euros; la agencia de Mediación de seguros AZKARÁN, por unos 18 millones de euros; y el negocio funerario, por importe aproximado de 33 millones.

El precio final de la adquisición está sujeto a la realización de determinadas revisiones a los estados financieros de las diferentes entidades que forman GRUPO PREVISORA BILBAÍNA, estando la operación condicionada a la obtención sujeta a la autorización de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

El grupo presidido por José María Serra informaba en su comunicado de la solidez financiera y la fuerte capitalización del grupo vasco, cuyo ratio de solvencia, se destaca, está muy por encima del de la media del sector, lo que "pone de manifiesto la exitosa y prudente gestión llevada a cabo por la dirección de la entidad bilbaína, rigiéndose por los mismos criterios de rigor técnico y eficiencia que persigue el GRUPO CATALANA OCCIDENTE".

 

Crecimiento en Decesos: 5º grupo en el ramo, 5% de cuota de mercado y más de un millón de asegurados

Esta adquisición permitirá al grupo asegurador consolidarse en la quinta posición en el ranking del ramo de Decesos, en el que alcanzará una cuota del 5%, superando la barrera del millón de asegurados. Este es uno de los motivos estratégicos que le ha impulsado a llevar a cabo esta nueva adquisición con la que CATALANA OCCIDENTE refuerza su posición competitiva en el seguro de Decesos, ámbito en el que PREVISORA BILBAÍNA "siempre se ha mantenido como una de las entidades de referencia".

Al mismo tiempo, le permite incrementar su presencia e implantación territorial en la cornisa cantábrica (en Comunidades Autónomas como País Vasco, Cantabria, Asturias y Castilla y León), donde el grupo vasco cuenta con 24 oficinas y más de 200.000 asegurados, de un total de 60 oficinas y 410.000 asegurados en toda España.

Mantenimiento de marca

El plan de continuidad que establecerá el grupo presidido por José María Serra pasa por respetar su gestión autónoma, preservando su actual marca, equipo directivo, red de distribución y las relaciones contractuales que mantiene actualmente la compañía con sus clientes, empleados y resto de colaboradores. Así, la compañía catalana absorberá los 350 empleados, las 60 oficinas y la cartera de 410.000 asegurados de PREVISORA BILBAÍNA, que cerró el año pasado con una facturación de 42,6 millones de euros.

Noticias relacionadas

GRUPO CATALANA OCCIDENTE incrementa un 10,7% su beneficio atribuido en 2015

A.M. Best eleva el rating de GRUPO CATALANA OCCIDENTE en el negocio tradicional

GRUPO CATALANA OCCIDENTE completa la adquisición de PLUS ULTRA SEGUROS