La consultora Bain & Company sugiere que este retraso se debe a la falta de confianza por parte de los directivos de las aseguradoras en su propia capacidad para implementar la transición digital. De hecho, casi la mitad de las empresas encuestadas ha declarado tener un plan realista para esta transición, y a cerca de 60% de ellas les están faltando algunos elementos clave, como una visión clara o procesos de evaluación de compliance y de riesgos.

Las aseguradoras tienen dificultades para mantenerse al día con las demandas digitales de los clientes, y no son capaces de imaginar un futuro digital para ellos ni para la industria”, declara Antonio Martínez, socio director de la oficina de la firma en Madrid. Concreta que en España las aseguradoras también están por detrás de los bancos en estrategia digital. “Sin embargo, dadas las características de la industria es posible recortar distancias rápidamente”, afirma.