Esta empresa londinense ofrece una herramienta que permite a los reclutadores saber los gustos de trabajo de los candidatos antes de contratarlos. Su algoritmo detecta los gustos y preferencias en el trabajo de las personas y los compara con la forma de trabajo del equipo en el que van a ser introducidas. De esta forma, los departamentos de recursos humanos podrán reclutar a empleados que se adapten mejor a los equipos y formas de trabajar de una compañía.

Este algoritmo ofrece a los responsables de un equipo tanto alertas tempranas sobre posibles problemas, como oportunidades para mejorar el rendimiento del equipo.

El grupo Belron invertirá 200.000 libras esterlinas (240.000 euros) en la startup que resulte ganadora de su evento-concurso, en alianza con su socio de innovación L. Marks.

COMPARTIR