En época de crisis, hay una expectativa mayor del fraude, que en el caso del sector asegurador podría comenzarse a notar especialmente en la segunda mitad del año. Por eso, afirma Ricardo Cruz-Estadao, vicepresidente y responsable de Servicios Financieros de Capgemini España, ahora es el momento de invertir en soluciones tecnológicas para mejorar la detección del fraude en tiempo real, con lo que se podrá rentabilizar la inversión cuando el fraude comience a dispararse.

Capgemini apuesta por la eficiencia en la gestión del fraude, por un modelo de cuarta generación que denomina ‘Capgemini Real Time fraud Detection’ (RTfD), como explicaron los miembros de esta consultora Virginia Martín (área de Seguros) y Javier Ortal (responsable de Business Intelligence), en un debate profesional en el que participaron una docena de representantes de aseguradoras y empresas de asistencia.

Según Virginia Martín, ‘Capgemini RTfD’ “aporta la máxima eficiencia a los modelos actuales de gestión del fraude” de primera, segunda y tercera generación. El de “cuarta generación” que propone la consultora, es un modelo mucho más personalizado, basado en motores predictivos, que realiza análisis de características de clientes y siniestros para establecer perfiles homogéneos, reglas específicas para cada segmento y perfiles adaptables.

Además, con el RTfD, al lograr una reducción del fraude, se evita el pago de un mayor porcentaje de casos fraudulentos y el ratio de rendimiento de la inversión “crece de forma continua gracias al autoaprendizaje y a los menores costes de investigación”, explica Martín.
¿Autoaprendizaje? Sí, porque, tal y como remarcó Ortal ante las dudas de algunos de los asistentes al debate, este modelo de cuarta generación “autoaprende y se autoajusta para mejorar continuamente”: crea modelos, ofrece respuesta automática a cambios de comportamiento, independiza el proceso de las personas y permite un mayor espectro de análisis. Todo ello sin afectar ni ralentizar los sistemas operacionales.