A su lado, compartiendo su sorpresa por el entorno y por el deambular final del Botafumeiro, las dos monitoras que velaron su camino este año, Sonia y María José, y el matrimonio voluntario siempre presto al apoyo y al cariño, Pilar y Marín. Y por supuesto los representantes del sector que con su respaldo económico y organizativo han hecho posible la iniciativa: el Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros (encabezado por su presidente, José Mª Campabadal, y representado durante el trayecto de cuatro duras jornadas por el denominado ‘Camino Portugués’ por Reinerio Sarasúa, Javier Bragado, José Luis Nieto y Julio Henche); INTERNATIONAL SOS (liderado por Gregorio Contreras, muy eficazmente apoyado por Luis García y Natalia Beloso, así como por una parte importante de la plantilla de la entidad, que se implicó en las distintas etapas, desde la salida en Redondela hasta la última y más larga, que llevó desde Padrón a Santiago); Fundación Inade (presta a múltiples detalles de las actividades del grupo, encabezada por su director, Adolfo Campos, apoyado al respecto por el corredor Enrique Ubeira); y Fundación A.M.A. (cada vez más presente en iniciativas solidarias del sector).

Ante la tumba del Apóstol Santiago, los participantes en el 'Camino de la Integración 2013' tuvieron ocasión de escuchar, de boca del deán de la catedral compostelana, Segundo Pérez, palabras dirigidas a todos los fieles presentes y por analogía a todo el sector asegurador: “Acciones como esta dignifican a quienes ayudan a hacerlas posible pues vienen a hacer realidad sueños de personas que evidencian como nadie lo más puro del cariño y el amor”. Palabras posteriormente refrendadas por el obispo emérito de Chimbote (Perú), Luis Bambarén, que ofició la ceremonia: “Hoy más que nunca es vital que todos apostemos por la solidaridad, es inconcebible que un tercio de la humanidad tenga todo lo que quiera y que los otros dos tercios pasen hambre y necesidad”.

Por su parte, en representación de los miembros del 'Camino de la Integración 2013', José Luis Nieto, en la invocación al Apóstol, destacó que "nuestro camino nos ha dado la oportunidad de compartir, de sufrir, pero también de disfrutar". Pidió que "nuestra sociedad sepa apreciar los valores de los discapacitados, y el esfuerzo que cada uno de ellos realiza todos los días, ayudándoles a realizarse y a potenciar sus valores".