Se observa un cambio significativo en la percepción del riesgo entre las reaseguradoras en comparación a las incertidumbres que más preocupaban en el año 2015. Si bien el ciberriesgos era ya ese año un tema ‘top’ para el sector (figurando en el tercer puesto), ni la transformación del sector ni la tecnología (esta última en el quinto puesto en el ranking de 2017) se mencionaban en la anterior edición de hace dos años.

Igualmente, la preocupación por la evolución de las inversiones y el entorno macroeconómico (este ahora en el cuarto puesto de la lista) figuran en la parte baja de incertidumbres del ‘top 10’ en 2015.

Es llamativo que el riesgo relacionado con la regulación, que hace dos años era el segundo tema que más preocupaba, ahora figurara el noveno puesto de la lista.

La percepción del riesgo no es la misma según cada región, aunque la mención al ciberriesgos está en uno de los dos primeros puestos del ranking en Europa, Reino Unido, Bermudas o Estados Unidos. En Europa, no obstante, son los tipos de interés la principal incertidumbre para las reaseguradoras.

 

“Es claro el potencial de desarrollo de los ciberseguros más allá de Estados Unidos”

Al hilo de la principal preocupación del sector del Reaseguro, el informe de la consultora destaca que la experiencia y competencia técnica de las reaseguradoras en materia de suscripción y gestión de las acumulaciones difusas de riesgo dan lugar a una ventaja importante, no solo en relación con el cobertura cibernética independiente, sino también para tratar con exposiciones “silenciosas” dentro de pólizas más amplias como RC General, D&O o Marítimo, Aviación y Transporte.

En base a estimaciones de 2015, la firma señala que el mercado de los seguros cibernéticos autónomos podría más que duplicarse a finales de la década, hasta alcanzar los 7.500 millones de dólares (6.280 millones de euros). Otros expertos del mercado incluso sugieren que el valor de la primas de ese mercado podría llegar a 20.000 millones (16.750 millones de euros) en 2025. “Sin embargo, el crecimiento real del seguro cibernético ha sido hasta ahora más lento de lo esperado si se tiene cuenta la magnitud de la amenaza”, indica la consultora.

Destaca que el volumen de primas llegó a 3.500 millones (2.930 millones de euros) en 2016, con 3.000 millones (2.510 millones de euros) solo en Estados Unidos. Por lo tanto, “el potencial para una mayor penetración en otras partes del mundo está claro”, pero también en Estados Unidos, donde menos del 40% de los negocios tienen un seguro cibernético específico. “En todo el mundo, la penetración de los seguros cibernéticos es baja y es especialmente marcada entre las pymes”.

COMPARTIR