Por ello, MARSH & MCLENNAN COMPANIES y la empresa de ciberseguridad FireEye, han elaborado el informe 'Ciberamenazas: La devastadora tormenta que amenaza a Europa' en el que se identifican las ciberamenazas emergentes y los pasos a seguir para que las compañías y los gobiernos europeos estén mejor preparados frente a un ciberataque y puedan recuperarse si sufren este tipo de agresión.

Según el informe, el escenario del ciberriesgo está cambiando de manera drástica debido a la amenaza de tres elementos que convergen en el continente creando una tormenta devastadora.

De esta forma, las principales áreas analizadas por el informe son:

  • El dramático cambio en el escenario de ciberamenazas en Europa, que ha dirigido los ataques a infraestructuras críticas, partidos políticos y sistemas electorales. 
  • Cambios en el escenario de la ciberregulación con la implementación inminente del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR, por sus siglas en inglés), diseñado para imponer nuevas obligaciones en la industria y el tratamiento de información personal.
  • La preparación de las compañías se cuestionará como nunca antes se había hecho, y los líderes deberán tratar de abordar los asuntos de los organismos de protección de datos, consejos de administración y periodistas.

Europa se ve obligada a hacer frente a una creciente amenaza cibernética contra sus activos físicos. Los piratas informáticos y supuestamente los estados-nación están dirigidos cada vez más a los sistemas y redes de control industrial: redes eléctricas, plantas químicas, sistemas de aviación, redes de transporte, sistemas de telecomunicaciones, redes financieras e incluso instalaciones nucleares.

En 2016, los delincuentes se dirigían más a menudo a las industrias financiera, manufacturera, de telecomunicaciones y gobiernos de Alemania, Gran Bretaña, Bélgica, España, Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia.

COMPARTIR