En este escenario, afirma Xavier Bergé, "estamos trabajando en mejoras tecnológicas, con el objetivo de facilitar la contratación de nuestros productos, mejorar los procesos internos, mejorar el acceso de nuestros clientes a sus pólizas y en facilitar la comunicación con la correduría”. También, en esta línea están revisando sus “acuerdos con las diferentes compañías para poder optimizar nuestras carteras y ofrecer a los clientes las mejores condiciones del mercado”. Sobre la opción de adquirir o integrar alguna correduría el responsable de la correduría, Xavier Bergé, indica que están “dispuestos a analizar cualquier oportunidad que el mercado nos ofrezca. El adquirir o integrar corredurías nos permitiría acercarnos a la deseada cuota de mercado de forma más rápida. Ahora bien, todo ello enmarcado en un escenario de crecimiento rentable y sostenible”.

Además, indica que actualmente “nos encontramos en un mercado muy competitivo, donde cada vez más el volumen de la cartera gestionada determina la viabilidad del negocio. Todas las entidades buscan lo mismo: crecer de manera rentable y sostenible. Una regulación más exigente y una reducción de márgenes impulsan a las compañías a buscar fuertes crecimientos”.

 

¿Quiénes crearon el Grupo GVC Gaesco y con qué objetivos?

El grupo lo fundó nuestra presidenta ejecutiva actual, Mª Angels Vallvé i Ribera; ella fue la primera mujer que obtuvo el título de agente de cambio y bolsa en 1971. En 1989, con la reforma de la Ley del Mercado de Valores y la creación de la CNMV, se constituyó Garçón Vallvé Contreras, de ahí provienen las siglas GVC. La compañía tenía sedes en Barcelona y en Madrid. En 1991, Vallvé se queda con las acciones del resto de socios y modifica el nombre de la empresa pasando a llamarse General de Valores y Cambios (GVC).

En estos años el grupo ha crecido de manera orgánica e inorgánica, ya que adquirió Gaesco, en  2008; Bankia Bolsa, en 2013, etc. Todo esto ha dado lugar al grupo actual. A lo anterior hay que añadir que en 2015 se intensifica la internacionalización del grupo mediante la obtención del pasaporte luxemburgués, incorporando en esta plaza tres fondos de inversión y algunos más que están en previsión.

¿Por qué pusieron en marcha la correduría?

El grupo tiene como misión ofrecer servicios financieros integrales a sus clientes, velando por el cumplimiento de los principios de lealtad, transparencia, rapidez y eficacia. Y en ese contexto nace GVC GAESCO CORREDURÍA, con el compromiso de ofrecer a sus clientes protección patrimonial y personal a través de todo tipo de seguros.

Arropada por las otras sociedades del Grupo, la correduría comparte la filosofía de gestión, ofreciendo un servicio personalizado de los seguros de sus clientes. Una gestión basada en determinar qué coberturas necesitan, ofreciendo precios competitivos y aportando gran valor añadido en la tramitación de siniestros.

¿Qué han hecho, cómo correduría, desde su constitución?

Hemos pasado de ser un negocio residual dentro del grupo a ser una unidad de negocio más con importantes sinergias hacia el core de GVC Gaesco: la gestión patrimonial. Aportamos más valor a nuestros clientes, facilitando mejores condiciones y atesorando un servicio de gestión de siniestros de excelente reputación. Hemos sabido posicionarnos como expertos en Vida, Productos de ahorro e inversión y Planes de pensiones, aunque a día de hoy también crecemos fuertemente en la rama Diversos, la cual incluye mayoritariamente hogar, comunidades, PYMEs, autos y RC.

Los empresarios no sólo nos ofrecen su confianza para gestionar sus inversiones, sino que nos abren las puertas para asegurar sus negocios, su unidad familiar y su patrimonio. Pero todavía tenemos mucho por hacer y por comunicar.

¿Cuál es la composición de su cartera?

Nuestra cartera está distribuida entre un 30% en Vida+ Salud+ Pensiones y un 70% Diversos, donde el ramo de Autos no supera el 34%. Estamos interesados en potenciar aquellos productos que aportan más valor añadido en la venta, donde el cliente aprecia nuestra formación  profesional. El objetivo es poder llegar a un 50%-50% y tener un número muy reducido de clientes con una sola póliza.

 


GESTIONAR EL AHORRO

Si le diesen la oportunidad de modificar algo, ¿qué cambiaría?

Para cambiar se me vienen a la cabeza muchas cosas, pero mi vocación profesional pasa por preocuparme por las necesidades de las personas. Siendo las pensiones y la sanidad uno de los principales problemas de nuestra sociedad, ¿por qué no ayudar a las personas a que puedan acumular un capital para su jubilación o ayudarles a tener un seguro privado de Salud?

Incentivaría el ahorro a medio-largo plazo y bonificaría fiscalmente las primas pagadas en pólizas de Salud, facilitar aún más el seguro de dependencia. Incorporaría una asignatura en las escuelas y universidades sobre cómo gestionar el ahorro pensando en los gastos del presente y los futuros, donde tenga especial relevancia la planificación. Una asignatura que enseñara la necesidad de ahorrar y en cómo hacerlo. En definitiva en cómo gestionar la economía personal y familiar.


 

DESARROLLO DEL PLAN ESTRATÉGICO

¿Qué objetivo tienen para los próximos años?

Estamos inmerso en el desarrollo de un Plan Estratégico donde una de las líneas estratégicas es crecer de forma rentable y sostenible para alcanzar una cuota significativa en el mercado.

En este escenario, estamos trabajando en mejoras tecnológicas, con el objetivo de facilitar la contratación de nuestros productos, mejorar los procesos internos, mejorar el acceso de nuestros clientes a sus pólizas y en facilitar la comunicación con la Correduría.

A su vez, estamos revisando nuestros acuerdos con las diferentes compañías para poder optimizar nuestras carteras y ofrecer a los clientes las mejores condiciones del mercado.

En busca de alcanzar el objetivo macro, hay dos piezas muy importantes a nivel micro que me gustaría destacar: el compromiso y motivación de los empleados y la mayor implicación de nuestra red comercial.

¿Se plantean adquirir o integrar corredurías?

En este aspecto estamos dispuestos a analizar cualquier oportunidad que el mercado nos ofrezca. El adquirir o integrar corredurías nos permitiría acercarnos a la deseada cuota de mercado de forma más rápida. Ahora bien, todo ello enmarcado en un escenario de crecimiento rentable y sostenible.

¿Prevén una ampliación territorial?

No la descartamos, siempre analizando las posibilidades dentro del marco del Plan Estratégico.

¿Cuál es su opinión sobre el ámbito de la distribución? ¿Cómo ve el futuro?

El futuro en el ámbito de la distribución está condicionado por la nueva Directiva de Distribución de Seguros (IDD). Creo que, en términos generales, es una buena oportunidad para que a los intermediarios en seguros les sea reconocida su profesionalización y su labor de asesorar a los clientes. Muy lejos queda ya el dicho: ”si no vales para estudiar, a vender seguros”.

A partir del 2018 hablaremos de conceptos nuevos como venta informada o venta asesorada, de mayor transparencia para el cliente, de mayor regularización en la venta cruzada, etc.

Me gusta la venta personal, la gestión de la cartera de seguros de un cliente huyendo de la venta a través de buscadores y de intermediarios impersonales.

Me gusta saber que los clientes confían en la Correduría y reconocen ver a un profesional capaz de ofrecerles la mejor oferta y atención en caso de siniestros.

Creo en esa clase de distribución, en ese valor añadido que ofrecemos las corredurías.

Tendría todo el sentido que las corredurías y los agentes exclusivos fueran el principal canal de distribución. Si lo sabemos hacer, el futuro es nuestro.

¿Cuál es, a su juicio, la mayor dificultad de mercado?

Nos encontramos en un mercado muy competitivo, donde cada vez más el volumen de la cartera gestionada determina la viabilidad del negocio. Todas las entidades buscan lo mismo: crecer de manera rentable y sostenible. Una regulación más exigente y una reducción de márgenes impulsan a las compañías a buscar fuertes crecimientos.

Otra dificultad es la inversión a realizar para adaptarse a las nuevas tecnologías: digitalización, apps, multicanalidad, etc. Quien no se adapte a este cambio, el mercado lo barrerá.

Pero no me gusta hablar de dificultad. El mercado nos ofrece muchas oportunidades, sobre todo para los profesionales independientes como las corredurías de seguros para que cada vez ocupen mayor protagonismo en la distribución y asesoramiento. El cliente final ha de percibir nuestro valor añadido y este es el reto de la mediación.

 


TODO SUENA BIEN, PERO…

¿Cuál es su opinión sobre la digitalización del sector?

Entiendo el proceso de digitalización como una revolución tecnológica que facilita la comunicación y el acceso de los clientes a sus pólizas de seguros. A través de los diferentes dispositivos, el cliente puede consultar sus pólizas, comunicar modificaciones, siniestros e incluso solicitar proyectos. Hasta ahora, todo suena bien. Pero en algunos casos ese valor añadido esconde una reducción de costes por parte de las compañías. Y en ese contexto, no me parece acertado extender de forma única a todos los clientes la digitalización. Pero, ¿qué pasa con la gente de avanzada edad?; ¿todos los clientes están preparados para el mundo de la digitalización al mismo nivel?


 

 

COMPARTIR