Para Fernando Mata, CFO de la aseguradora, el negocio de MAPFRE RE ha tenido un buen año y esto se debe a dos vertientes: a la parte más tradicional y que es la casusa principal del beneficio y la buena suscripción, así como a una recurrencia en los ratios de siniestralidad buena. Y la exposición catastrófica, el pasado año apenas ha habido grandes catástrofes.

En cifras

Las primas de la unidad de Reaseguro aumentaron un 13,5% durante el pasado año, hasta alcanzar los 4.235 millones. Destaca la consecución de nuevos contratos en las Áreas Regionales APAC, Norteamérica e Iberia. El resultado neto de este negocio se incrementó un 22%, hasta 186 millones de euros. MAPFRE RE aporta el 17,1% de las primas totales del Grupo y el 20,1% del beneficio atribuible.

Norteamérica ha sido otro de los grandes motores de MAPFRE. Un resultado que satisface aún más al grupo por la gran competencia que hay en este mercado, detalla Huertas. El presidente ha querido quitar importancia a los cambios políticos que vive el país y a la política más extremista del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya que normalmente “la política afecta poco a un mercado asegurador tan maduro y fuerte como el norteamericano”.

El negocio del área de Norteamérica un aumento del 4,5% en el volumen de primas, hasta 2.902 millones de euros. Destaca la evolución del negocio en Estados Unidos, que creció un 6,2% (+7,2% en moneda local), hasta los 2.539 millones de euros, con una mejora muy significativa de la siniestralidad, que se redujo casi 6 puntos, hasta el 77,5%. Esta Área Regional aporta el 11,7% de las primas del grupo.

Brasil ha sido la tercera gran alegría de MAPFRE este año, aunque las primas de este área regional se situaron en 4.587 millones de euros, un 4,7% menos, afectadas por la situación económica del país y la depreciación de su moneda,

México a la “expectativa”

Aunque Huertas ha desechado que la política de Donald Trump vaya afectar a otro gran pilar de la compañía, México, sí ha reconocido es que habrá que habrá que “estar a la expectativa de lo que pase”. No obstante, afirmó que hay que confiar en México que es un país con grandes capacidades productivas y del impulso de su clase media y aun gran aliando en el norte. “En México llevamos más de 20 años”, ha resaltado y aunque no está teniendo el crecimiento económico que se esperaba de su PIB, sí se espera que se estabilizará y volverá a su senda. También ha revelado que en el actual mercado convulso que vive el país, "la póliza de PEMEX nos ha acercado al objetivo y trataremos cuando salga otra vez, ahora en 2017, pujar por ella".

Durante la rueda de prensa también se reveló que de los problemas de México es que la cifra de primas incluía un gran contrato plurianual emitido en México (387 millones de euros). Ajustada por este efecto, la disminución en No Vida habría sido de 7,7%. La disminución en México en Vida y No Vida por la no renovación de contratos deficitarios.

Las primas se han visto afectadas por movimientos de divisas, principalmente el peso argentino y el real brasileño, así como por un gran contrato plurianual emitido en México en 2015

 

La volatilidad de los mercados emergentes y el cierre de líneas en Colombia o Perú

Dentro del Proyecto ’80-20’ impulsado por el grupo y que nació fundamentalmente para identificar las debilidades que producen la mayor parte de las pérdidas y que se verán a lo largo de este año, Fernando Mata identifica tres grandes debilidades: la primera es que ha habido un mayor enfoque a las líneas comerciales que a las líneas particulares, especialmente en las de asistencia, grandes pólizas, con operadores de viajes; que también es aplicable en Latinoamérica. "Por ello, ahora estamos migrando otra vez a lo que es la fortaleza de MAPFRE, que es el negocio de particulares", dijo.

La segunda debilidad es un modus operandi, que actualmente está funcionando en Latinoamérica y que es trabajar en No Vida con ratios combinados superiores al 100%, fundamentalmente debido a los altos tipos de interés (se refiere a Colombia, México, etc.). Esto ha hecho ha sido cancelas aquellas pólizas que no han tenido un resultado técnico positivo. "A largo plazo no tiene sentido este tipo de pólizas porque los tipos de interés bajarán", aseveró Mata.

Y la última debilidad, y que se refiere un poco a las pérdidas de Colombia, en mercados emergentes en los que hay una enorme volatilidad en las magnitudes macroeconómicas, es muy difícil acertar con las hipótesis a largo plazo, entonces se ha decidido abandonar ciertas líneas de negocio, como es Colombia, o rentas vitalicias en Perú. "Estas son las debilidades más relevantes y las que ahora estamos atacando, y en su mayor parte, siendo corregidas", añadió.

Noticias relacionadas

MAPFRE obtiene en Latinoamérica 7.852 millones de euros en primas en 2016