Este tipo de pensión individual voluntaria está concebido para ofrecer a los ahorradores más opciones cuando guardan dinero para la jubilación, así como productos más competitivos.

Los PEPP compartirán las mismas características básicas en toda la UE y podrán ser ofertados por una amplia gama de proveedores (compañías de seguros, bancos, fondos de pensiones de empleo, empresas de inversión y gestores de activos). Estos nuevos productos vienen a reforzar, en última instancia, el plan de la Comisión para la creación de una Unión de Mercados de Capitales, ayudando a canalizar el ahorro hacia las inversiones a largo plazo en la UE.

“Este producto es un hito importante hacia la realización de la Unión de Mercados de Capitales y posee un enorme potencial, ya que se ofrecerá a los ahorradores de toda la UE más posibilidades de elección a la hora de guardar dinero para la jubilación. Impulsará la competencia al permitir que los prestadores de estos servicios financieros los ofrezcan más allá de sus mercados nacionales y servirá de referente de calidad; no me cabe la menor duda de que los PEPP también fomentarán las inversiones a largo plazo en los mercados de capitales”, declaraba el vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, ha declarado:

Principales ventajas

El lanzamiento de este producto busca corregir la fragmentación y asimetría en la oferta de planes de pensiones entre Estados miembros. El PEPP permitirá que los consumidores puedan, de manera voluntaria, complementar sus ahorros de jubilación y gozar de sólidos niveles de protección como consumidores:

- Quienes ahorren a través de PEPP tendrán más capacidad de elección, ya que habrá un amplio elenco de proveedores de PEPP, y sacarán provecho de la mayor competencia.

- Los consumidores también saldrán favorecidos por las estrictas obligaciones de información que pesarán sobre los proveedores y por las normas de distribución; ambas estarán disponibles en línea. Los proveedores tendrán que estar autorizados por EIOPA para ofrecer PEPP.

- Los PEPP otorgarán a los ahorradores un elevado nivel de protección en tanto que consumidores, gracias a una opción sencilla de inversión por defecto.

- Los ahorradores tendrán derecho a cambiar de proveedor una vez cada cinco años, sea a escala nacional o transfronteriza, debiendo pagar una cuantía cuyo máximo estará regulado.

- Los PEPP se podrán transferir de un Estado miembro a otro, es decir, los ahorradores podrán seguir contribuyendo a sus PEPP cuando se muden a otro Estado miembro.

El marco regulador que la Comisión propone otorgará a un elenco de proveedores la oportunidad de participar en el mercado de pensiones individuales:

- Podrán desarrollar PEPP en varios Estados miembros, agrupar activos más eficazmente y lograr economías de escala.

- Ofertar sus productos a los consumidores de toda la UE a través de canales de distribución electrónica.

Proveedores y ahorradores gozarán de distintas opciones de rescate al final de la vida útil del producto.

- Los proveedores de PEPP dispondrán de un pasaporte de la UE para facilitar la distribución transfronteriza.

Recomendación para conceder el mismo trato fiscal que a los productos nacionales

La propuesta de Reglamento sobre los PEPP va acompañada de una Recomendación de la Comisión sobre el tratamiento fiscal de los productos de pensiones individuales, especialmente los PEPP. La Comisión anima a los Estados miembros a conceder a los PEPP el mismo trato fiscal que actualmente se dispensa a los productos nacionales análogos que ya existen, aun cuando los PEPP no cumplan exactamente los criterios nacionales de desgravación fiscal.

Asimismo, se invita a los Estados miembros a intercambiar las mejores prácticas existentes sobre la tributación de sus actuales productos de pensiones individuales, lo que debería fomentar la convergencia de los sistemas tributarios.

El sector asegurador no ha tardado en valorar la propuesta de Bruselas de crear un producto paneuropeo de pensiones individuales. Desde Insurance Europe se acoge “con satisfacción algunas de las características” de la propuesta, “como la opción de inversión por defecto que aseguraría la protección del capital para los ahorradores”.

La federación también se congratula de los esfuerzos realizados por la Comisión para convertir el PEPP en un verdadero producto de pensiones a largo plazo: “Esta naturaleza a largo plazo es clave para permitir la asignación de fondos a inversiones a largo plazo que puedan ofrecer buenas pensiones a los ahorristas y ayudar a financiar el crecimiento, de acuerdo con los objetivos de la Unión de Mercados de Capital”. Insurance Europe también apoya las iniciativas de la Comisión en favor de un acercamiento más digital a la provisión de información.

En todo caso, desde las aseguradoras se advierte que esta es una iniciativa legislativa “importante, pero también muy compleja”. Por lo tanto, matizan, “se necesita más tiempo para que los aseguradores europeos -que son los principales proveedores de pensiones personales en Europa- estudien cuidadosamente la propuesta de la Comisión, en particular para evaluar si el PEPP será atractivo para ahorradores y proveedores, como complemento a las soluciones ya existentes”.

Desbloquear el potencial del mercado de pensiones

También desde el sector de las mutuas y las cooperativas de seguros, a través de AMICE, se acoge “con satisfacción” la propuesta de la Comisión. “La provisión de un producto simple y transparente para la jubilación, como es el PEPP, proporcionará una mejora significativa en los productos de pensiones”, comenta la Sarah Goddard, secretaria general de la asociación. “La diversidad de sistemas nacionales en toda Europa es un reto para el desarrollo de un PEPP, por lo que tendremos que analizar las propuestas antes de poder hacer comentarios sobre áreas específicas”, añade.

Por otro lado, Gabriel Bernardino, presidente de EIOPA, ha comentado: “La propuesta legislativa de la Comisión Europea es un paso enorme y concreto para cubrir la brecha de pensiones en beneficio de los ciudadanos europeos. El PEPP proporcionará a los ahorradores para la jubilación un producto confiable para alcanzar una pensión adecuada. Además, desbloqueará todo el potencial del mercado de pensiones, generando para los consumidores una competencia leal. En el futuro, EIOPA desempeñará un papel clave en el logro de una supervisión consistente y de alta calidad para asegurar la confianza de los ciudadanos en el PEPP”.

COMPARTIR