De esta forma BP asumirá, como responsable de la catástrofe medioambiental de la explosión, el pago -prorrateado en cinco años- de una multa de 4.000 millones de dólares (3.130 millones de euros) para cerrar todos las causas penales abiertas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos (incluidas las derivadas de su responsabilidad en la muerte de 11 de sus empleados en la explosión). A esto se suma el pago repartido en tres años de otros 525 millones (411 millones de euros) para sellar los procesos mercantiles abiertos por el supervisor bursátil estadounidense (SEC).

En un comunicado, el consejero delegado de la compañía, Bob Dudley, asegura que "lamenta profundamente la trágica pérdida de vidas causadas por el accidente de la plataforma ‘Deepwater Horizon’, así como el impacto del derrame en la costa del Golfo de México". El acuerdo alcanzado ayer no incluye las demandas civiles que la compañía tiene aún pendientes y en las que ahora "puede centrarse más en defenderse", han reseñado. La compañía ha hecho hincapié que ha invertido hasta la fecha 14.000 millones de dólares (10.970 millones de euros) en gastos de limpieza, además de 9.000 millones de dólares (7.056 millones de dólares) que se han destinado para individuos, empresas y entidades gubernamentales.