Los activos administrados por el grupo registran un alza del 5,1%, llegando a 226.000 millones, mientras que el volumen de negocios asciende a 27.100 millones, registrando un descenso del 2,1%, con una distribución estable entre las actividades de Ahorro (75%) y de Protección (25%).

Los mercados domésticos (Francia, Italia y Luxemburgo) de la aseguradora registran un volumen de negocio de 18.600 millones, por encima de los 18.500 millones de 2015. Por su parte, los mercados internacionales (Asia, América Latina y Europa, excluyendo los mercados domésticos) contribuyen con 8.500 millones, un 8% menos (el grupo ha reducido voluntariamente su actividad de ahorro en Corea y Taiwán, considerando las desfavorables condiciones del mercado y ha desarrollado el segmento de protección que registra un alza del 3%, alcanzando los 4.600 millones de euros).

El negocio de protección se ha incrementado en Europa (2.200 millones de volumen de negocio, +5%), con un “fuerte crecimiento” en España (215 millones de euros, un 9% más) y en Alemania (502 millones de euros, +20%), “impulsados por el desarrollo del seguro de protección de créditos”, según explica la aseguradora gala en su comunicado.

Plan de desarrollo 2017-2020 centrado en la transformación digital

Coincidiendo con la presentación de sus resultados anuales, el grupo avanza su plan de desarrollo 2017-2020, que corresponde a la tercera fase de la digitalización de la entidad. La tecnología, detalla, permite al cliente contar con un apoyo diario con un servicio de calidad y una capacidad de respuesta, mejorando su experiencia.  “Propondremos a los clientes una oferta que integra la prevención y acompañamiento diario, con productos y servicios adaptados a sus nuevas necesidades, y nuevos estilos de vida que dan prioridad al uso frente a la propiedad”, detalla el comunicado.

El objetivo para año 2022 es conseguir un 80% de automatización de sus procesos para simplificar los trámites de los clientes y ganar en rapidez y transparencia. Para desarrollar este plan, la compañía acelerará su estrategia de “open innovation” que se beneficia de su relación con las start-up y el mundo universitario.

Este plan aspira a mantener una rentabilidad (rendimiento del capital nocional antes de impuestos) por encima del 18%. También espera generar 400 millones de euros en ingresos complementarios hasta 2020.

COMPARTIR