Ahora bien, no obstante la percepción adversa que se ha generado en el interior de las compañías, y que incluso ha derivado en la utilización de nombres diversos para matizar su impacto psicológico, lo cierto es que su adecuada implementación es no solo necesaria sino indispensable para mitigar altos riesgos de índole jurídico, regulatorio y económico, que a la postre pueden incluso representar fuertes sanciones, la quiebra o el desgaste reputacional de las empresas.

En este orden de ideas, las auditorias preventivas o ‘check ups’ son una ayuda en la correcta evolución del negocio, y deben de ser entendidas por todos quienes conforman la cadena productiva de una empresa, como la herramienta que les permite detectar y corregir determinados aspectos, además de incrementar la eficiencia en la entrega de resultados.

As pues, la efectividad del proceso de la auditora estriba en que ésta sea debidamente difundida antes de practicarse, de tal suerte que prevaleciendo la transparencia del ejercicio, se perciba y reciba en su justa medida, para lo cual, estimamos deben tomarse como mínimo los siguientes pasos:

1. Definir los objetivos concretos de la auditora.

2. Notificar con tiempo de cortes a las reas auditadas.

3. Realizar una junta previa con las reas auditadas explicando a detalle los referidos objetivos.

4. Realizar una junta exponiendo brevemente la retroalimentación de los hallazgos.

5. Emitir un reporte enfocado prioritariamente en propuestas de soluciones y mejoras, no en sellamiento de responsables.

En este sentido, y en el contexto concreto del seguro y reaseguro, es que nos parece fundamental la implementación periódica de auditoras jurídicas en las reas de suscripción y siniestros, con los siguientes enfoques.

1. Suscripción

La supervisión de los procesos de suscripción en seguro y reaseguro implica primordialmente el cumplimiento de las medidas regulatorias exigidas por los rangos públicos de control, e incide desde la debida integración de los expedientes con los documentos necesarios para acreditar la relación contractual, hasta el estudio y propuesta de mejoras en redacción de cláusulas, con la finalidad de que exista apego a la voluntad de las partes, además de evitarse estipulaciones contradictorias o contrarias a derecho que puedan ser ineficaces o nulas en su aplicación.

2. Siniestros

Por su parte, la vigilancia de los procesos y expedientes de siniestros resulta igualmente importante, toda vez que de ella depende i) la oportuna detección de errores u omisiones en la aplicación de los términos y condiciones del reaseguro o la póliza; ii) la debida gestión y atención, en tiempo y forma, de los avisos de riesgos u ocurrencias con posibles afectaciones de las coberturas contratadas; iii) la correcta designación de especialistas en función del ramo en que se inserta el siniestro; iv) la pertinencia en la creación de reservas; y v) la sustentada redacción de cartas de reserva de derechos o de rechazo en la procedencia de indemnización.

As pues, los beneficios de contratar auditoras externas son claros, en tanto que rectificar anómalas de suscripción y siniestros reedita en la confianza del cliente, conlleva as mismo que se eviten pagos o rechazos indebidos en perjuicio de la mutualidad, y disminuye el riesgo de deterioro en la imagen de las compañías; ello sin perjuicio de que también se controla o restringe la posibilidad de llegar a procedimientos judiciales injustificados, u ser objeto de cuantiosas sanciones.