La transmisión de las acciones se ha completado y liquidado en la jornada de este martes en la Bolsa de Lima. El importe de la transacción se compone de un precio de compraventa de las acciones de unos 516 millones de dólares (unos 396,9 millones de euros) y un dividendo repartido con anterioridad al cierre de la operación por importe aproximado de 28 millones (unos 21,5 millones de euros).

Con la venta de su gestora de pensiones en Perú, a la que se suma las desinversiones formalizadas las últimas semanas en México, Colombia y Chile, "concluye el proceso de estudio de alternativas estratégicas para el negocio previsional obligatorio en Latinoamérica" anunciado en mayo de 2012, detalla el comunicado. Las plusvalías totales de estas cuatro operaciones, pendiente del cierre de la de Chile, ascienden para el banco presidido por Francisco González a unos 1.800 millones de euros y una liberación de más de 50 puntos básicos de capital, según indicaron a Europa Press fuentes cercanas a la operación.