La operación trae consigo un punto de conflicto en materia de seguros, puesto que BBVA cuenta con su propia aseguradora y Catalunya Banc tiene a MAPFRE como socio para la venta de seguros. Tal y como recogíamos en el BDS la pasada semana, con el objetivo de hacer más atractiva la venta de la entidad catalana, el FROB ha establecido un sistema de protección de los litigios a los que pueda hacer frente el banco en el futuro, como es el caso de la potencial ruptura de la alianza con MAPFRE. Gracias a este sistema, BBVA cubre el coste de la ruptura del acuerdo entre Catalunya Banc y MAPFRE por un máximo de 320 millones.

El pasado año, a través del canal bancario de Catalunya Banc, MAPFRE ingresó 356,9 millones de euros en primas de Vida Ahorro (+0,1% respecto a 2012) y 50,3 millones (-10,2%) en Vida Riesgo. Además, en 2013 se completó la integración de CATALUNYACAIXA SEGUROS GENERALES en los sistemas del grupo con la incorporación del ramo de Hogar. Esto supuso para MAFPRE integrar más de 250.000 clientes, y realizar el cambio del producto comercializado por esta entidad.

Cabe recordar que BBVA se adjudicó Unnim en el año 2012 y ya tuvo que resolver en su día los acuerdos de bancaseguros asociados a esta entidad -con REALE y con AEGON-, para integrar luego estos negocios aseguradores dentro de la Unidad de Seguros del banco.