Este informe –realizado en colaboración con Saïd School, de la Universidad de Oxford y presentado en el IBM Client Center de Madrid- se ha realizado a partir de una encuesta internacional a 1.144 directivos de tecnologías de la información y otras áreas de negocio de diferentes sectores económicos.

En un entorno de negocio complejo, con clientes más exigentes, informados y con mayor capacidad de influencia, los profesionales del sector del área de relaciones con clientes necesitan tener acceso a más y mejor información sobre los productos o servicios que venden y sobre las preferencias y perfil del cliente, cumpliendo siempre con los requisitos regulatorios y de cumplimiento. Esta necesidad se produce además en un momento en el que surgen nuevos canales de comunicación y fuentes de información, como las redes sociales y los dispositivos móviles inteligentes.

En este contexto, el estudio ha identificado que las organizaciones de banca y de seguros se encuentran en su mayoría en una fase de planificación de sus acciones e implantación de proyectos piloto. En el caso de los directivos de banca encuestados, un 47% afirmó que estaban definiendo la “hoja de ruta”, un 27% implantando proyectos pilotos y un 26% entendiendo los conceptos. En el caso de los directivos de seguros, un tercio estaba entendiendo los conceptos, otro tercio definiendo la “hoja de ruta” y un 26% implantando proyectos piloto.

EL CLIENTE, PRIORIDAD EN LOS PROYECTOS DE 'BIG DATA'

A partir del análisis de los resultados de la encuesta, en el informe se llega a cinco conclusiones. La primera, que las iniciativas de ‘big data’ están principalmente relacionadas con el análisis de los clientes (más del 55% de los directivos de banca y el 47% de los de seguros responde que la prioridad en los proyectos de ‘big data’ es conseguir colocar al cliente en el centro de la organización, quedando en segundo lugar la mejora de la gestión de riesgos y financiera).

Una segunda conclusión es la capacidad de adaptación y escalabilidad de las Tecnologías de la Información, la base sobre la que se asienta ‘big data’ (cuestionados sobre la situación de las infraestructuras tecnológicas de las organizaciones con proyectos de ‘big data’, un 86% de los directivos de seguros afirma que sus empresas cuentan con información integrada y un 87% apunta que sus empresas cuentan además con infraestructuras de almacenamiento escalables).

El tercer punto que se destaca que es que los proyectos de ‘big data’ de la mayoría de las compañías encuestadas comienzan por analizar los datos internos, lo que parece dar a entender que las organizaciones financieras están abordando estos proyectos de forma pragmática, aunque sus sistemas internos esconden todavía aún un gran valor. Cinco de cada cuatro entidades financieras y empresas de seguros encuestadas están empezando por analizar transacciones y datos de acceso. Sin embargo, muy pocas entidades financieras están analizando (una de cada cinco) otro tipo de datos, como el audio, y los recabados en las redes sociales (una de cada cuatro lo hace). En el caso de las compañías de seguros, el porcentaje de las que analizan las redes sociales es mayor (40%).

HAY QUE POTENCIAR LAS CAPACIDADES ANALÍTICAS PARA CUBRIR TODO TIPO DE DATOS

El informe señala, como cuarta conclusión clave, que para extraer valor del fenómeno ‘big data’, las entidades necesitan potentes capacidades analíticas que cubran todo tipo de datos. Organizaciones financieras y compañías de seguros están por detrás del resto de las empresas participantes en el estudio en cuanto a la utilización de tecnologías para visualizar datos o analizar texto en su estado natural. También están por detrás en cuanto a sus capacidades de análisis de otros datos no estructurados, como localización geoespacial o vídeos 'on line'.

Finalmente, el informe aboga por que las organizaciones busquen medir el valor proporcionado por los proyectos de ‘big data’. Todavía solo un pequeño porcentaje de organizaciones (3% de las entidades financieras y 7% de las compañías de seguros) está en una fase más avanzada de ejecución de proyectos ‘big data’, con dos o más iniciativas o analítica avanzada. El informe también destaca que el directivo que impulsa la implantación de ‘big data’ durante una primera fase de planificación y diseño de la estrategia es el director de tecnologías de la información. Posteriormente, en las fases de desarrollo de pilotos y ejecución de proyectos, serían los directivos de unidades de negocio, como el director de marketing, financiero o incluso el consejero delegado, los que tomarían las riendas.