En concreto, la evolución en los últimos años muestra que en 2016 se produjo un incremento de casi un 4% frente a 2015. Sin embargo, ya en 2017, los robos en viviendas empezaron a caer un 6%.

No obstante, los datos de la compañía muestran que los siniestros por robo son cada vez de mayor cuantía y el valor de los robos en 2018 fue un 10% superior al del año anterior.

Por provincias, en 2018, la siniestralidad se ha concentrado principalmente en grandes ciudades como Madrid (20%), Barcelona (15%), Valencia (8%) y Murcia (5%).

Los siniestros por robo muestran una clara estacionalidad relacionada con vacaciones de verano, época de Navidad y festivos provinciales, concentrándose especialmente en los meses de enero, julio, agosto, noviembre y diciembre.