“Esta decisión viene motivada por la necesidad de garantizar la seguridad jurídica y proteger los intereses de los clientes, mediadores, accionistas y empleados ante el contexto actual en Cataluña”, indica el comunicado de la entidad.

Se concreta, además, que estos acuerdos representan “una aceleración” de los procesos de fusión de AXA VIDA con AXA AURORA VIDA dentro de la estrategia de simplificación de entidades legales que la aseguradora inició a principios de año.

“Desde AXA queremos trasladar un mensaje de tranquilidad y normalidad a todos los empleados, especialmente a los que tienen su centro de trabajo en Cataluña, clientes, distribuidores y accionistas. El cambio de domicilio social de estas entidades no tiene ninguna consecuencia en los productos y servicios de los clientes ni afectará a los empleados y distribuidores ya que actividad continúa con normalidad”, se remarca desde la aseguradora.