Para llegar a cabo esa desinversión, el grupo galo procederá, por un lado, a vender de inmediato sus participaciones en el capital de las empresas tabacaleras, cuyo valor estimado actual es de aproximadamente 200 millones de euros.

Por otro, detendrá todas las nuevas inversiones en bonos corporativos del sector del tabaco y llevará a cabo su salida de bonos de este estas empresas, que actualmente se valoran en cerca de 1.600 millones.

cigarro.jpg“El papel de AXA como una aseguradora de salud está cambiando: la prevención es cada vez más importante, con un mayor uso de la tecnología”, afirma en su comunicado, en el que recuerda que el consumo de tabaco es la principal causa de enfermedades largas no transmisibles. “Hoy en día, el tabaco mata a 6 millones de personas por año, una cifra que se espera que aumente a 8 millones en 2030, principalmente en los países en desarrollo. El coste, estimado en 2.100 millones de euros anuales, es igual a los gastos combinados de la guerra y el terrorismo. El daño a la salud de los productos de tabaco es más costoso para la sociedad que la causada por el alcohol o la obesidad”, se remarca.