“En la mayoría de las pólizas que se tienen hoy en día en el sector, independientemente de la compañía, la suma asegurada promedio de responsabilidad civil es de un millón de pesos (78.411 dólares). Obviamente, con la modificación, en caso de un siniestro, el seguro no va a alcanzar a cubrirla”.

“Incrementar la suma asegurada hubiera duplicado el precio de la prima, y ésta se hubiera elevado a un costo de entre 2. 500 y 3.000 pesos (196 a 235,2 dólares)”. Por ello, AXA ha desarrollado un producto donde sólo incrementamos la responsabilidad civil por muerte, que empieza a operar solamente en caso de fallecimiento y una vez que se agota la cobertura inicial.

“Este producto tiene un costo de entre 250 y 300 pesos (19,6 a 23,5 dólares) extras al precio de su prima básica. Con ello las personas pueden tener una cobertura adecuada, y con una prima que no excede su economía. Lo debemos transmitir para incentivar a las personas a asegurarse o buscar una mejor cobertura”, apuntó el directivo.

González confió en que a medida que se vaya difundiendo la información sobre el riesgo que corren los automovilistas al circular sin seguro y la accesibilidad de las primas, se continúe expandiendo la tendencia del seguro de autos obligatorio hacia el resto del país, "hoy en día, cinco entidades lo han adoptado: Baja California, Jalisco, Yucatán, Chihuahua y Morelos-, la penetración de este tipo de productos será mayor".