El grupo pondrá el pago de un dividendo anual de 0,72 euros por acción, un 4% más que el año anterior.

"AXA ha logrado un sólido resultado en el conjunto de 2012, con importantes ganancias subyacentes y crecimiento en el flujo operativo de caja”, señala el presidente y CEO del grupo, Henri de Castries. “Hemos continuado la búsqueda de eficiencias e innovaciones en los productos, así como beneficios en mercados de alto crecimiento con el fin de ampliar la ventaja competitiva y dar valor a los asegurados en un entorno de mercado en evolución”, añade.