"Es muy triste ver cómo pequeñas y medianas empresas desaparecen por no contar con un seguro, sobre todo porque el 90% de éstas son familiares, así que cuando lo pierden todo, con ellas también se va su patrimonio, su inversión y su fuente de empleo", explicó. Según se reveló durante el foro, esto se debe a la poca conciencia de prevención que hay en México, por lo que las aseguradoras ya trabajan en crear una cultura de este tipo y ofrecer pólizas acordes a las necesidades de los negocios.

Por su parte, Carlos Mendoza Ayala, director de la práctica de Consultoría PwC, indicó que se ha observado una creciente tendencia en la prevención de riesgos a raíz de eventos como la pandemia H1N1, que generó una conciencia muy importante en la prevención, planificación y respuesta ante emergencias, situación que: “propicia presiones que exigen planes de recuperación y de continuidad a las pymes del país”.

En México existen alrededor de 105 compañías aseguradoras, de las cuales 52 ofrecen servicios relacionados con la protección del patrimonio de las personas y de las empresas, un 20% de éstas participan en la prima del Producto Interno Bruto (PIB) representando 1,9% de éste, una cifra muy baja, consideró Jesús Guzmán, director de la práctica de Servicios actuariales de KPMG.

LAS ASEGURADORAS, CLAVES EN LA DISPERSIÓN DEL RIESGO

“Toda empresa o emprendedor se enfrenta constantemente a la posibilidad de una desgracia, frente a ella, quienes la sufren pueden lamentarse por las pérdidas o simplemente llamar al seguro para que éste resuelva el problema”, indicó Ismael Gómez Gordillo, director general de Juris Consultores, durante el Foro. “El seguro es un medio de previsión actuarial y financiera de los efectos negativos que un siniestro puede tener sobre el patrimonio de una persona o negocio, el cual tiene una forma jurídica a través de un contrato”, apuntó Gordillo.

Los principios técnicos en los que se basa cualquier compañía de seguros versa en la dispersión del riesgo y en dos leyes: la primera en la probabilidad, en la que se hace un cálculo de la severidad y frecuencia en que se presenta un mismo daño; y la segunda, en los grandes números donde se predice el comportamiento del siguiente fenómeno. Sin embargo, en México, la imagen de las aseguradoras no es alentadora, “de las pólizas que se venden alrededor del 1% tiene un siniestro y de este porcentaje, entre el 1% y 1,5% son las que generan el enojo de los asegurados porque no se pagan, por este porcentaje es que juzgamos a estas compañías, ya que además una buena parte termina en una resolución jurídica”, subrayó el director general de Juris Consultores.