El edificio de Emilio Vargas cuenta con espacios para teleconferencias, reuniones informales, salas para recibir visitas externas, zonas de expansión, etc., pensados para que "los empleados puedan desempeñar sus funciones de manera más colaborativa, facilitando la comunicación y la sinergia entre los equipos", ha resaltado su CEO, Jean-Paul Rignault.

Mudanza

“El nuevo edificio es el reflejo de nuestro compromiso con la sostenibilidad", añade Rignault, en referencia a la precalificación Leed Platinum (acrónimo de Leadership in Energy & Environmental Design) con la que cuenta la sede. Esta categoría indica que se trata de un edificio sostenible que ha utilizado recursos naturales para su construcción, cumpliendo así las características de edificación e instalaciones que siguen las políticas de Responsabilidad Corporativa y la gestión medioambiental del grupo.

Ahorro energético

Con una dimensión de más de 20.000 metros cuadrados, repartidos en cuatro plantas, dispone de una fachada acristalada que aprovecha al máximo la iluminación natural y evita hasta en un 60% la entrada de calor o frío. Cuenta con un sistema inteligente que aumenta o disminuye la luz según la intensidad lumínica, e incluso apaga las luces automáticamente en los espacios en los que no se detecta movimiento, suponiendo un ahorro de energía. Las luces, de led de última generación, garantizan el menor consumo posible.

Además, el edificio utiliza un sistema de climatización menos contaminante y cuenta con instalación de energía termo solar para garantizar agua caliente en todo el edificio sin utilizar otro tipo de recurso, que además permite conseguir electricidad para alimentar las instalaciones básicas del edificio.

Noticias relacionadas

Pedro Navarro, nuevo director de AXA Exclusiv

COMPARTIR