En declaraciones que publica ‘El Economista’, el ejecutivo explicó que el seguro en infraestructura buscará cubrir todas las construcciones y bienes que puedan existir en cualquier ciudad, ya sean de particulares o de gobierno, como presas, caminos, carreteras, y puentes. “Mediante el pago de una prima, lo que hace la aseguradora es cubrir los bienes contra cualquier situación a la que pudieran estar expuestos, como la caída de un rayo que provoque incendio, granizada, fuertes lluvias, daños por huracán y sismos”.

Basándose en un análisis del Grupo Financiero Monex, el PNI contempla una inversión de un total de 596.196 millones de dólares, que se repartirán en 743 proyectos. De los recursos, 63% provendrá del gobierno federal, mientras que 37% restante se espera que provenga de recursos privados. De esta manera, el sector energético contempla la mayor parte de la inversión del PNI con 50.3%; mientras que el de Comunicaciones y Transporte, un 17%.

Por su parte, González Briseño mencionó que AXA actualmente no tiene aseguradas a empresas que se dedican al sector energético, ya que conllevan un tratamiento especial en su póliza. “El seguro para infraestructura energética se encuentra concentrado en lo que suceda en Pemex. El aseguramiento en infraestructura de este sector puede ser desde la construcción de una presa, la maquinaria que se ocupa para la transformación de la energía y las líneas de transmisión como cables”, explicó.

En cuanto a las inversiones en el sector de las telecomunicaciones, AXA se enfocará en los materiales que se necesiten para adaptar antenas y torres de conexión, las cuales siempre estarán expuestas ante catástrofes naturales, como tormentas y sismos. “La compañía aseguradora llega a cubrir todos los daños que le puedan suceder a los equipos de infraestructura e incluso en el territorio en el que se encuentra. Existe también el seguro de transporte, el cual cubre la maquinaria desde la fábrica hasta su destino”.

Por último, en sector energético se prevé que se realicen 24 proyectos, con el objetivo de recuperar competitividad en cuanto a producción de crudo y gas natural; mientras que para Comunicaciones y Transportes se espera la construcción, ampliación o conclusión de 18 proyectos a nivel carretero, portuario y ferroviario, puntualiza.

LAS REFORMAS ABREN UN ABANICO DE OPORTUNIDADES

“Con las reformas: energética y de comunicaciones, se abren oportunidades de aseguramiento y se espera que lleguen más inversionistas al país que tengan que adquirir algún tipo de póliza de seguros relacionada con cobertura catastrófica”, aseveró González Briseño.

También hizo hincapié a que la reforma financiera propiciará que la penetración de seguros aumente en México, debido a que la normativa promueve el otorgamiento de créditos que también conllevan cobertura catastrófica.