En su intervención, Rignault adelantó las líneas de trabajo para este ejercicio, que van en la misma dirección que las anunciadas el año pasado: “AXA presentará especial interés en la diversificación de sus líneas de negocio, haciendo hincapié en Empresas, Vida y Salud. En especial, se va a centrar en el nuevo perfil de cliente, más informado, más exigente y que elige el multiacceso y la digitalización como claves a la hora de contratar un seguro”. También continúa su apuesta por la figura del agente como respuesta a las necesidades del cliente.

En este sentido, el director de la Territorial Oeste, Fernando Calvín, ha destacado los datos de la compañía en su zona, donde “cuenta en Galicia con un volumen de negocio de 180 millones de euros, manteniéndose en la tercera posición del mercado con un total de 273.042 clientes (20.050 de Empresas y 252.992 de Particulares), unas cifras que pensamos aumentar este año con una fuerte apuesta por esta comunidad autónoma, donde está previsto reforzar la presencia con la apertura de nuevas oficinas”. A pesar de los estos datos, alertó de la necesidad de potenciar la protección en Galicia donde, a su juicio, hay una escasa penetración del seguro frente a otras comunidades autónomas en lo que a aseguramiento de sus bienes se refiere: “En comparación, Galicia no cuenta con una profunda cultura de aseguramiento, un riesgo latente que deriva en indefensión y que conlleva una importante desprotección financiera”.

El máximo responsable en la zona aportó, asimismo, datos de ICEA que indican que el sector asegurador solo representa un 4% del PIB en Galicia, por debajo de la media nacional, que alcanza el 5,6%. Además, las primas por habitante destinadas al seguro en esta comunidad también se encuentran por debajo de la media (818 euros frente a los 1.243 euros de la media nacional). Finalmente, llamó la atención a los últimos datos del sector, de 2011, que “revelaban que más de 100.000 vehículos circulan en Galicia sin seguro, causando más de 800 accidentes al año. La indefensión, tanto en la carretera como en cualquier circunstancia de nuestra vida, es un riesgo latente al que hay que hacer frente”.