El grupo tiene como meta alcanzar un flujo de caja acumulado de entre 24.000 y 27.000 millones de euros durante ese período y aumentar las ganancias por acción en un rango del 3% al 7% al año durante el período 2016-2020. Al tiempo, anticipa que invertirá hasta 200 millones de euros en innovación, un presupuesto que se reasignará desde la partida de fusiones y adquisiciones, al descartar operaciones de ese tipo entre sus planes.

“Con el compromiso de nuestros equipos, hemos logrado un desempeño sólido, lo que nos ha permitido reafirmar nuestra confianza para lograr un crecimiento anual de las ganancias subyacentes dentro del rango objetivo del 3%-7%. Nuestra capacidad de generación de efectivo confiable y sostenible apoya nuestra inversión para el crecimiento y dividendos atractivos y sostenidos”, concretaba Buberl durante la celebración del Día del Inversor.

“Estamos construyendo el futuro de AXA según una clara visión estratégica centrada en un número menor de países, poniendo énfasis en la tamaño y el potencial. Continuaremos desplazando nuestra cartera hacia segmentos preferidos, favoreciendo productos con contactos de alta frecuencia con clientes y servicios adicionales innovadores”, apuntaba.

COMPARTIR