Ya entonces explicábamos con detalle la entrada con fuerza en el ramo de Caución y explicábamos que el siguiente paso, una vez obtenida la autorización para operar en Crédito, era ser una alternativa real en este ramo.

Hoy, nuestros colegas de El Economista, cuentan que AXA ha dado el paso definitivo también en Crédito. “El único objetivo es comenzar: la idea es tener este año vendida la primera póliza porque así sé que estoy preparado para la renovación del 1 de enero de 2018, haciendo palanca con nuestros propios clientes”, explica al diario económico Kristof Vanooteghem, el director de Empresas de la aseguradora en España.

Tal y como revela la información, el riesgo lo asumirá en su integridad AXA, que es la que da la capacidad y fija la política de controles, y entre los tres socios -AXA ESPAÑA y AXA SUIZA y la agencia de suscripción INTERCAUCIÓN- monitorizan y supervisan la actividad en un comité. De esta forma, se apoyará en la agencia para el segmento medio-alto de empresas, con la posibilidad contratar de forma directa el riesgo de pymes en una etapa futura.

Su apuesta, como ya nos contaron en febrero, se realiza sin agobios y sin fijarse objetivos: “Entramos -asegura- sin ningún tipo de agobios y no vamos a hacer locuras. Somos un actor estable y si estamos no es para salir tres meses después de errar”.

CESCE daría entrada a CaixaBank y Bankia de la mano de AXA

Por otro lado, CESCE quiere dar entrada a CaixaBank y Bankia en su capital, donde ya figuran Santander, BBVA, Sabadell y Popular. Una oportunidad que podría llegar, precisamente, de la mano de AXA, detalla El Economista, que situó su pequeña participación del 0,25% en CESCE con la etiqueta de “a desinvertir” y comunicó la intención de salir a la compañía controlado por el Estado dentro del proceso de privatización abierto en 2014 y que el Gobierno ha desterrado ahora.

La decisión no tiene nada que ver con sus planes de empezar a operar en seguro de crédito, sino que se enmarca en el proceso de revisión de estructuras e inversiones abierto hace años por razones de eficiencia, y su posición en la aseguradora semipública es residual y no estratégica.

El propietario mayoritario, con el 50,25% del capital, es el Estado; seguido por Santander, con el 21,07% histórico -sin contar la cuota heredada del Popular-, BBVA, con un 16,3% y otros bancos que se reparte el 8,48%, mientras que el 3,9% está en manos de varias compañías aseguradoras.

COMPARTIR