AXA anunció ayer nuevas decisiones para acelerar su compromiso de lucha contra el cambio climático. En 2015, el grupo se comprometió a alcanzar los 3.000 millones de euros en inversiones ecológicas para 2020. Dado que este objetivo ya se ha alcanzado, ahora ha acordado cuadruplicar su objetivo inicial y alcanzar los 12.000 millones de euros para 2020.

Por otro lado, hace dos años el grupo acordó desinvertir 500 millones en empresas que obtienen más del 50% de sus ingresos del carbón. Ahora, el grupo ha decidido multiplicar por cinco su desinversión para alcanzar los 2.400 millones mediante la desinversión en empresas que obtienen más del 30% de sus ingresos del carbón, dispongan de una combinación energética basada en el carbón que supere el 30%, construyan activamente nuevas plantas de carbón o produzcan más de 20 millones de toneladas de carbón al año.

Además, debido a que las arenas petrolíferas son también una forma de energía extremadamente intensiva en carbono y una causa grave de contaminación ambiental, AXA anunció la venta de más de 700 millones de euros de los principales productores de arenas petrolíferas y gasoductos asociados, y la interrupción de nuevas inversiones en estos negocios.

Exclusión de aseguramiento de negocios medioambientalmente insostenibles

Por lo tanto, AXA dejará de asegurar cualquier nuevo proyecto de construcción de carbón. Asimismo, dejará de asegurar las principales arenas petrolíferas y los negocios de oleoductos asociados.

En paralelo a estas medidas, el grupo y la International Finance Corporation inician una asociación de 500 millones de dólares (425 millones de euros) para apoyar proyectos de infraestructuras relacionadas con el clima en países emergentes con financiación del sector privado. No habrá inversiones en proyectos relacionados con el carbón y arenas petrolíferas.

“La lucha contra el cambio climático requiere una acción colectiva mundial. Esto puede hacerse a través de colaboraciones y asociaciones, y también dando ejemplo. Con todas las decisiones que ahora anunciamos, enviamos una señal clara a todos para que entiendan que, si bien este tema es complejo, no obstante puede abordarse. En AXA estamos dispuestos a hacer todo lo posible para ayudar a mitigar el cambio climático. Los negocios insostenibles se convertirán en negocios no invertibles ni asegurables”, resume Thomas Buberl, consejero delegado del grupo galo.

COMPARTIR