En la presentación de resultados, su consejero delegado, Mark Wilson, ha destacado que el grupo ha adoptado medidas para impulsar el crecimiento rentable y el flujo de caja, que se incrementó un 30% hasta 573 millones de libras (665 millones de euros).

"Estoy comprometido con lograr para los inversores lo que prometimos: dar la vuelta a la compañía para desbloquear el considerable valor de AVIVA", ha aseverado Wilson, que califica la evolución del primer semestre como "satisfactoria".

El nuevo negocio ha aumentado un 17% en el conjunto de los mercados en los que opera el grupo británico. Wilson ha destacado, especialmente, los mercados de Reino Unido, Francia, Polonia, Turquía y Asia. En el caso de nuestro país, en los datos del semestre aparece una caída del valor del nuevo negocio del 38% con respecto la primera mitad de 2012 y se cita el efecto en esta evolución de ASEVAL.