Este inciso se refiere a las inversiones que las compañías aseguradoras están obligadas a realizar dentro de la economía Argentina. Pueden financiar títulos de deuda, certificados de participación en fideicomisos, cheques de pago diferido avalados por sociedades de garantía recíproca y otras formas de inversión. Se trata de que las aseguradoras reinviertan parte de sus ganancias en proyectos productivos y de infraestructura a medio y largo plazo. La cuantía de la inversión también está catalogada según el negocio específico de cada compañía de seguros.

A juicio del presidente de AVIRA este cambio en el reglamento “demostró que claramente lo que falta son proyectos. Hoy tenemos bastante más elegibles que en su comienzo, pero todavía no hay tanto volumen, ni cantidad. Aunque la evaluación es buena”.

EL INCISO K FINALIZA ESTE MES DE JUNIO

En esta misma línea se ha manifestado el subsecretario de Servicios Financieros, Víctor Fuentes, quien ha señalado a la agencia Télan, que “el nacimiento del inciso K contribuye al financiamiento del sector productivo y se suma a la batería de alternativas que un Estado activo e inteligente le brinda al sector privado, como son los créditos del Bicentenario y los destinados al sector productivo”. Insistió en que esta iniciativa “hay que verla en conjunto con la nueva Ley de Mercado de Capitales, donde se buscan generar círculos virtuosos que deriven en mayor producción”; concluyó señalando que “el objetivo final sigue siendo fortalecer el entramado productivo de nuestro país”.

Chaufan mencionó que la importancia que tiene ahora el ‘inciso K’ será marginal una vez que se cumpla el plazo de inversión, que en principio concluye este mes de junio y únicamente quedará “el flujo nuevo que sumen las aseguradoras”. Por lo tanto, aseguró que “se debe incrementar la actividad porque habrá más flujo nuevo para invertir”. Finalmente, precisó que “se requiere seguir con Plan Estratégico de Seguros 2020 impulsado por el Gobierno; generar una conciencia aseguradora, donde el Estado tiene un rol importante de concienciar a la sociedad de la importancia de la securitización; generar incentivos fiscales que movilicen a la sociedad a comprar productos de protección; y crear un marco normativo adecuado como el que se está trabajando en la Superintendencia de Seguros”.