La vigencia de los mismos será de dos años (2018 y 2019) y darán cobertura a un total de 1.175.787 mutualistas, a los que podrán sumarse unos 100.000 nuevos mutualistas, como consecuencia del acuerdo para la mejora del empleo público firmado con los sindicatos el 29 de marzo y de las ofertas de empleo público, que contribuirán a rejuvenecer la edad medida del colectivo protegido.

Los conciertos comprenden dos contratos: uno para la asistencia sanitaria en territorio nacional, que asciende a más de 2.161 millones de euros; y un segundo, que cubre la asistencia para los 7.400 mutualistas destinados o residentes en el exterior y sus familias, por un importe de unos 30 millones de euros.

“Los dos conciertos garantizan la sostenibilidad del modelo MUFACE, mejoran la asistencia sanitaria de los mutualistas, amplían la libertad del mutualista para elegir su entidad, mejoran la asistencia especializada, favorecen la coordinación con los servicios autonómicos de emergencia y apuestan decididamente por la receta electrónica”, afirman desde el Ejecutivo.

 

Dos períodos de cambio al año para la elección de entidad

Los conciertos incorporan una serie de novedades que mejoran la asistencia a los mutualistas, entre las que desde el Gobierno se destacan:

- Establecimiento de dos períodos de cambio (enero y junio) para la libre elección de entidad privada.

- Potenciar la asistencia de nivel provincial y de grandes núcleos urbanos.

- Activar el proyecto de receta electrónica para los mutualistas, que favorecerá el uso racional de los medicamentos y un mejor seguimiento por parte del facultativo, ahorrando tiempo y desplazamiento a los usuarios.

- Previsión de un impulso de instrumentos de colaboración con los servicios autonómicos de salud que atiendan a los mutualistas en situación de emergencia por activación del teléfono 112.

- Se contempla la mejora de la asistencia en el medio rural mediante convenios con las Comunidades Autónomas, ampliando la cobertura a supuestos hasta ahora no previstos en muchas regiones.

- Se incluye la cirugía robotizada y la radioterapia intraoperatoria como servicios de referencia, lo que permitirá el acceso de pacientes graves a técnicas quirúrgicas que permiten una recuperación más rápida y cómoda.

- Creación de un sistema de incentivos destinado a favorecer la protección asistencial de los mayores y la oferta de servicios sanitarios por encima de los exigidos en el concierto (bucodental, por ejemplo).

- Ampliación del período asistencial a recién nacidos hasta el alta hospitalaria, lo que otorga cobertura a casos en que sea necesario realizar intervenciones quirúrgicas posteriores o realizar tratamientos sobre el bebé.

- Establecimiento de la cobertura de los cuidados paliativos en el domicilio del paciente.

- Apuesta por la modernización y las TIC, favoreciendo la extensión de los catálogos digitales de cuadros médicos y sentando las bases para la historia clínica digital.

“Con estos conciertos se dota de una mejora integral un modelo de colaboración público privada en el ámbito sanitario que cuenta con más de cuatro décadas de historia”, se remarca desde el Gobierno que, en este sentido, ha aprobado también un acuerdo por el que se autoriza a la mutualidad a adquirir compromisos de gastos con cargos a los ejercicios de vigencia de los conciertos.