“Los automovilistas que no están asegurados están sentados en un barril de pólvora. La mayoría de los automovilistas no cuentan con un seguro ni contra daños a terceros, o su cobertura está limitada y no cubre los montos exigidos por la Ley”. Con estas contundentes palabras el presidente de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas, José Luis Ramírez Aguilar, manifestó la preocupación surgida a raíz del cambio de la ley. Las indemnizaciones en el Estado de Guanajuato han ascendido de 590.000 pesos (46.279 dólares) a los 3,6 millones de pesos (282.384 dólares), a lo que también habría que sumar otros 44.000 pesos (3.451 dólares) por los gastos funerarios.

Estos cambios van a afectar a miles de conductores que no cuentan con seguro, en un estado donde según los datos sólo el 35% cuenta con seguro y la mayoría sólo tiene uno de Responsabilidad Civil con una cobertura de 1 millón de pesos (78.440 dólares).

ENCARECIMIENTO DE PÓLIZAS

Ramírez Aguilar ha informado que estos cambios, que se aplican desde el pasado 1 de enero, implican que miles de automovilistas están en riesgo de acabar en la cárcel, advierte. Señaló también que en muchas pólizas de Autos la cobertura no supera los 10 millones (784.400 dólares) por lo que tendrán que hacerse ajustes y se encarecerán los seguros de Vida y de Autos.

Por su parte, Aurora Castillo Hernández, vicepresidente de la asociación mexicana, ha manifestado que antes de modificar esta ley, las autoridades tendrían que haber hecho obligatorios los seguros de Autos para que los conductores no tuvieran tanto riesgo.