Aseguró el presidente que “es algo que hay que reconocerle a la industria, ha habido una preocupación explícita porque la población sienta cada vez más que no está sujeto a ninguna duda el cumplimiento de las obligaciones de estas empresas”. Aguilera puso la vista atrás y recordó que en 1990 únicamente en el país había 7 millones de pólizas de seguros y en estos momentos hay 120 millones. Señaló que “eso implica puntos de atención al cliente en un volumen infinitamente superior, que es todo un reto en términos de atención oportuna a los siniestros, el sector ha hecho muy buen trabajo".

Resaltó además que la nueva Ley de Seguros y de Fianzas, aprobada recientemente por el Congreso, estipula nuevas normativas para los ajustadores de seguros con la intención de llenar de confianza a los usuarios. Indicó que la regulación establecerá mecanismos de mayor transparencia hacía el público, sobre las personas que desempeñan la actividad y también posibilitará que cuando un asegurado lo considere pueda emitir una queja formal.

Añadió que “en la medida en que los usuarios tienen más confianza en este tipo de instituciones saben que pueden descansar en la atención de los riesgos en una aseguradora, en esa medida hay una mayor posibilidad de que haya demanda de este tipo de productos", declaró.