El incremento de servicios se ha notado más en las asistencias por accidente que en las asistencias motivadas por una avería. Concretamente, en las primeras, el número de expedientes ha crecido un 17,2% mientras que en el caso de las averías el incremento ha sido del 1,8%. Dentro de estas últimas destacan los problemas de baterías y los fallos de motor con un incremento respecto del año pasado de 3,4 % y del 12,1% respectivamente, mientras que se constata un descenso de asistencias en otro tipo de averías como los problemas de embrague y acelerador (-9%) y la pérdida de líquidos (-8,9%).

Aparte de las averías y los accidentes, los datos muestran también un incremento de las asistencias de Asitur derivadas de problemas en los neumáticos (10,3%) así como en los siniestros de lunas (13,4%).