“El robo de autos no sólo tiene impacto en las aseguradoras, daña también el patrimonio de las personas, las familias y las empresas. El parque vehicular en el estado es de 5.917.351 autos y solo el 16% (un millón 5.284) cuentan con la protección financiera de un seguro y de los cuales sólo el 89% tienen la cobertura ante imprevistos como el robo”, dice Recaredo Arias, director general de AMIS.

Es importante mencionar que, el 73% de las unidades robadas corresponde a automóviles particulares; el 13% son camionetas y pickups; el 5% son motocicletas; y el 9% se refiere a equipo pesado (semirremolques, tractocamiones y camiones).

El reporte de la asociación de aseguradoras también destaca que de todos los vehículos hurtados en la entidad se recuperaron el 31%; cifra que está por debajo de la media nacional, que es de 39%.

“Nos preocupa que este delito se ha incrementado considerablemente tanto a nivel nacional como en algunos estados; en 2015 tuvimos registro nacional de 62.270 robos en todo el país, y el año pasado ocurrieron 8.788 más. Además, se presenta una baja en el número de vehículos recuperados; de enero a diciembre del 2016 se encontraron 27.487 automóviles, que significa una disminución de recuperación de 4.7%”, concluye el directivo.

Cabe resaltar que, del total de robos que ocurren en Entidad, el 73% (15.727 casos) fueron despojos del vehículo con uso de violencia, mientras que el 26% restante (5.764 autos) sucedieron cuando la unidad estaba estacionada.

 

 

COMPARTIR