Por su parte, la Procuraduría Federal del Consumidor informó que colocó sellos de suspensión de actividades comerciales en cuatro empresas de grúas que incrementaron sus costes, esto en el traslado y resguardo de autos y siniestrados por las tormentas ‘Ingrid’ y ‘Manuel’.

Además, indicó que el pasado 14 de octubre la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) emitió precisamente a la Subprocuraduría de Verificación un escrito para denunciar a diversos proveedores de servicios de grúas en Acapulco que mediante convenios con las aseguradoras realizaron el arrastre y resguardo de vehículos dañados para las tormentas tropicales Ingrid y Manuel. La queja de la AMIS se sustentó en que existen vehículos que no pueden ser recuperados para continuar con los trámites de pago de seguro a los consumidores hasta que no se finiquite a las grúas importes superiores a los 20.000 pesos (1.549 dólares), suma que no estipulaba el contrato celebrado entre las aseguradoras y las empresas de grúas.