Más concretamente, a través del citado Real Decreto Ley se efectúa una modificación del Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados para recoger la posibilidad de que las entidades aseguradoras puedan invertir en valores admitidos a negociación en el MAB “y que dichas inversiones sean consideradas aptas para la cobertura de provisiones técnicas”.

En la misma línea, el Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones se modifica para recoger la posibilidad de que los fondos de pensiones puedan invertir en valores admitidos a negociación en el Mercado Alternativo Bursátil, así como en entidades de capital riesgo, estableciendo un límite máximo específico del 3% del activo del fondo para la inversión en cada entidad.

UNA DEMANDA DEL SECTOR DEL CAPITAL RIESGO

El sector del capital riesgo, a través de la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (ASCRI), viene demandando desde hace varios meses la necesidad de atraer nuevos inversores, con la vista puesta sectores como aseguradoras y fondos de pensiones, para lo que ha hecho un trabajo de lobby frente al Ministerio de Economía para que estimule a los fondos de pensiones y a las aseguradoras a que eleven el porcentaje de recursos que asignan al producto del private equity como activo de inversión.

“Inversores institucionales como compañías de seguro y fondos de pensiones, que en otros países europeos aportan en torno al 36% los recursos captados para el sector, en España apenas consideran invertir en esta clase de activo”, manifestaba recientemente la ASCRI.