Enero de 2013 ha sido el primer mes en el que se ha calculado el Índice de Capitalización (ICAP) bajo requerimientos internacionales.

El informe del CESF pone de manifiesto que la mayor parte del año pasado hubo una volatilidad muy alta en los mercados financieros internacionales, aunque ésta se relajó a finales del año y la percepción del riesgo disminuyó gracias a las manifestaciones políticas ocurridas a un lago y otro del Atlántico. A pesar de los avances, también se pone de manifiesto que los riesgos con la situación en Europa y el problema fiscal de Estados Unidos continúan vigentes y hay que seguir su evolución.

Señala el informe que “han aumentado las preocupaciones de que diversos riesgos en el sistema financiero global se estén acumulando, debido al prolongado periodo de tasas de interés bajas observado en las principales economías avanzadas". Aspectos así podrían provocar una acelerada aversión al riesgo.