arpem.com ha lanzado su último informe mensual sobre el seguro de Autos, esta vez centrado en la figura del perito de seguros y su independencia. El portal indica, en primer lugar, que la ley reconoce la independencia de estos profesionales, pero la realidad cotidiana muestra una “dependencia” de los peritos con las compañías, que suponen prácticamente el 100% de sus ingresos, y por lo tanto, son su cliente preferente. Ya sea por desconocimiento del usuario o por cuestiones de ahorro de tiempo y de costes, lo cierto es que en la mayor parte de los casos no es el asegurado el que elige al perito para la valoración de su vehículo tras un siniestro.

“No quiere decir que el sistema actual no funcione, que sí (sobre todo teniendo en cuenta que cada año se resuelven millones de siniestros donde interviene la acción del perito)”, apunta arpem.com, que aboga por impulsar un “organismo público de peritación”. Según se explica en este artículo, dicho organismo, quizá dependiente del Consorcio de Compensación de Seguros, haría las veces de: “asignar las peritaciones por cada siniestro, donde ni usuario ni compañía sepan, de antemano, quién es el designado”; “establecer el precio de las peritaciones, y pagar a los peritos”; y “servir de garante de la calidad en el trabajo que se le debe exigir al perito, y las medidas disciplinarias a quien no cumpla con los cánones de calidad”.

El portal concluye indicando que “el ‘precio’ que conlleva el gasto en peritación, en vez de ser asumido por las compañías, sería cargado en la factura de cada recibo de seguro, tal y como se hace con la cuota que se paga cada año al Consorcio de Compensación de Seguros”.