ARAG ha lanzado una póliza para que los hijos de padres separados sigan cobrando la misma pensión para su manutención y educación aunque la situación económica de los  padres empeore (por causas como desempleo, incapacidad temporal, etc.). Según la compañía, “este innovador producto responde a un problema que cada año suscita más de 1.000 peticiones de reducción de pensión de alimentos en España (haciendo alusión a los datos correspondientes a 2007 de la Memoria del Consejo General del Poder Judicial en cuanto a número de casos de divorcio o separación con hijos involucrados), afectando a más de 1.600 menores, cuyos progenitores tienen que pedir judicialmente una reducción de su pensión de entre un 30% y un 50%”.

Con el nuevo ‘ARAG Pensión Alimenticia’ se establecen dos coberturas básicas:

- Prestación complementaria a la pensión alimenticia: Cada mes, ARAG pagará la diferencia entre el importe de la pensión alimenticia fijada en el convenio de separación inicial y la cantidad fijada posteriormente por el juez, si el progenitor que ha de pagar se encuentra sin empleo o disminuyen sus ingresos.

- Reembolso de gastos judiciales: Se reembolsarán los gastos derivados de los trámites jurídicos que se hayan efectuado para modificar la sentencia de la pensión alimenticia (con un máximo de 300 euros por siniestro).

La póliza complementa así la parte de la pensión de alimentos que reciben los hijos, si el juez reduce el importe a pagar por causas como desempleo, incapacidad temporal, etc. La parte de la pensión reducida por mandato judicial quedará cubierta por el seguro durante un período de 18 meses. De esta forma se garantiza un período de estabilidad para el menor (beneficiario), en el que seguirá cobrando siempre la misma cantidad aunque su progenitor se vea obligado a rebajarla temporalmente.

‘ARAG Pensión Alimenticia’ cuenta con un precio medio de 30 euros al mes y ha sido diseñado para trabajadores por cuenta ajena que se queden sin empleo y para autónomos con incapacidad temporal o que ven rebajar sus ingresos por el mal funcionamiento de su negocio o por cese de actividad.

La persona que contrate la póliza puede ser tanto el progenitor que pasa la pensión como el que la recibe porque tiene la tutela de los hijos. En este caso, pondría a su ex pareja como asegurado y a los hijos como únicos beneficiarios.

El beneficiario empieza a cobrar cuando se produce la circunstancia, es decir, cuando el juez reconoce que el asegurado ha tenido una reducción importante de sus ingresos. El único requisito es demostrar que se ha trabajado durante los 12 meses anteriores a la contratación de la póliza, a lo que se une un período de carencia de 6 meses.

La póliza, diseñada por ARAG, la comercializará en toda España la correduría VALENCIA M, que ha sido el impulsor del proyecto.

Según Mariano Rigau, consejero delegado de ARAG ESPAÑA, “la compañía ha recogido una petición de los agentes sociales que están en contacto con esta realidad y que venían demandando una solución para que los menores no se vean afectados económicamente en los procesos de separación”.