En una larga entrevista con 'Actualidad Aseguradora', que la revista publica en dos entregas, la directora general de Seguros y Fondos de Pensiones explica los cambios que ha introducido en la DGSFP, cómo ve el órgano supervisor  el enfoque y calendario de los principales cambios normativos. Todo ello aparece en la edición de la revista de 11 de junio. En la de 18 de junio, pasa revista a la situación del mercado asegurador y de la Mediación de Seguros.

EL CARGO, UN "RETO"

Rodríguez-Ponga reconoce que el paso de la empresa privada a la DGSFP ha venido motivado, principalmente, por “la posibilidad de impulsar todas las reformas”. “Creía que podía aportar mucho porque conozco esta Dirección General y los problemas sectoriales vistos y vividos desde la empresa, y el esfuerzo que supondría implantar normas complejas separadas de la realidad. Ser quien dirige este organismo en el momento del tránsito a Solvencia II y todas las nuevas leyes es un reto, que creía que podía afrontar”, apunta.

Con un equipo con el que trabaja a gusto, intenta que los cambios que se implanten en la legislación no naden a contracorriente del mercado. Por eso, se muestra más propicia a actualizar la Ley de Contrato de Seguro que a crear una nueva desde cero. “No porque sea necesario modificar unos artículos vamos a proponer hacer una ley nueva. ¿Saben lo que sería cambiar las referencias en las pólizas? ¿Cuántos millones de contratos habría que cambiar? Evitar este efecto es lo que más nos ha convencido”, afirma.

TIEMPO PARA ADAPTARSE A SOLVENCIA II

En cuanto a la situación del mercado, no espera “sorpresas” como la que ha protagonizado Bankia en el sector financiero o, al menos, no de tal magnitud. Primero, porque admite que el sector ha hecho sus deberes y, segundo, porque se ha propuesto que todas las entidades tengan tiempo para adaptarse a Solvencia II. “Hay algunas [compañías] que pueden pensar que ‘Solvencia II es a futuro, no es del día a día’ pero en enero de 2014 van a tener que saber qué capital necesitan, y creo que es conveniente ahora, con un año y medio por delante, que hagan el QIS5 bis voluntariamente”, apunta en la entrevista.

En cuanto al Baremo, quiere que la Comisión que trabaja en la propuesta, cree “un documento aplicable a la realidad y que cubra las necesidades de las víctimas”, especialmente de los grandes lesionados jóvenes, con una larga esperanza de vida. “En el caso de los tetrapléjicos jóvenes, sin duda, ya que la ayuda de tercera persona para toda la vida es insuficiente actualmente. El sector lo tiene perfectamente asumido. De hecho, la propuesta inicial de modificación de estos puntos fue realizada por el sector”, confiesa.

Por último, en esta primera entrega, Flavia Rodríguez-Ponga confiesa que, en la actualidad, cuenta con los medios necesarios para realizar una adecuada supervisión adaptada a los requerimientos de Solvencia II, pero que le gustaría tener un papel más activo en EIOPA, “participar desde el momento de la constitución en todos los grupos de trabajo, como hacen otros supervisores nacionales”. Eso significa dedicar unos medios con los que, en la actualidad, reconoce, no cuenta.