423 votos a favor, 12 en contra y una abstención, de esta manera se aprobó en la Cámara de Diputados la nueva ley que tiene el objetivo de fortalecer el marco jurídico del sector asegurador en materia de solvencia, estabilidad y seguridad. Este nuevo marco legal reforma la Ley de Contrato de seguro, la Ley General de Instituciones y Soci9edades Mutualistas de Seguros y la Ley Federal de Instituciones de Fianzas.

CAMBIOS REGULATORIOS

La nueva ley contempla aplicaciones que van en consonancia con Solvencia II y sus nuevos requerimientos de capital. Así, se obliga a incorporar modelos internos que determinen el capital necesario para cumplir con las obligaciones. Prevé también la incorporación de análisis sobre las políticas de inversión, que contengan objetivos claros y equilibrio entre el activo y el pasivo, entre otros aspectos. La nueva regulación también determina una serie de cambios destinados a mejorar la transparencia, obligando a informar sobre los perfiles de riesgo, los niveles de capitalización y las calificaciones a nivel crediticio.

Con este nuevo ordenamiento se someterá a pruebas de estrés periódicas la solvencia económica de las aseguradoras, con la intención de evaluar si es o no suficiente su capital.

El presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público y diputado del Pan, José Isabel Trejo, manifestó que “el propósito es la solvencia mediante el cual se busca fortalecer la posición financiera de las entidades aseguradoras y afianzadoras, así como robustecer las labores de regulación y supervisión a cargos de autoridades responsables.

La reciente ley aprobada también prevé un seguro de caución, que consiste en el pago de una indemnización al asegurado a título de resarcimiento o penalidad por los daños patrimoniales sufridos a raíz del incumplimiento de un contrato. Junto a caución también se aprobaron tres dictámenes de la Comisión de Salud destinadas a aumentar las penas a la comercialización ilegal de medicamentos.

NEGOCIAR LA IMPLEMENTACIÓN

Una vez que se ha aprobado esta nueva ley, llega el periodo de negociación para aplicar la regulación de la norma. Esta fue una de las primeras reflexiones del director general de AMIS, Recaredo Arias, quien calificó como de “muy positiva” la aprobación de la norma. Ha recordado que es el resultado de mucho trabajo y afirmó que “vamos a negociar la segunda parte de la regulación de la ley; esto ya queda en manos del poder Ejecutivo, particularmente en la Secretaría de Hacienda y la Comisión de Seguros, y entonces ahí habrá que ver toda la parte de las metodologías para el cálculo del capital, todo lo que es el gobierno corporativo y todos los elementos que marca la ley; viene ya la forma en donde se tiene que cumplir a detalle".

Añadió también que el cálculo de AMIS es que “va a haber un incremento en el requerimiento de capital, pero también estimamos que no va a exceder al capital que tiene el sector asegurador". Y en base a estos requerimientos nuevos indicó que habrá “una administración integral de riesgos y eso obviamente le permite tener más tranquilidad al consumidor y le permite diferenciar entre unas compañías y otras".

De cara a los ciudadanos, señaló que ellos son los “grandes ganadores, los más beneficiados porque van a tener un cálculo con metodologías mucho más modernas y sofisticadas que antes no se usaban porque las capacidades de cómputo para usar estas metodologías no existían”, concluyó.