Cabe recordar que esta ley ha sido el vehículo elegido para la introducción en el ordenamiento jurídico nacional de la no discriminación entre hombres y mujeres en materia de tarifas de seguros (concretamente, se añade una disposición adicional a la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados por la que “no podrán establecerse, en el cálculo de las tarifas de los contratos de seguro, diferencias de trato entre mujeres y hombres en las primas y prestaciones de las personas aseguradas, cuando aquellas consi­deren el sexo como factor de cálculo”).

Al mismo tiempo, y como publicamos en su día, a través de la esta Ley de Apoyo al Emprendedor, se modifica el Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados para recoger la posibilidad de que las entidades aseguradoras puedan invertir en valores admitidos a negociación en el Mercado Alternativo Bursátil, y que dichas inversiones sean consideradas aptas para la cobertura de provisiones técnicas. En la misma línea, el Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones se modifica para recoger la posibilidad de que estos puedan invertir en valores admitidos a negociación en el Mercado Alternativo Bursátil, así como en entidades de capital riesgo, estableciendo un límite máximo específico del 3% del activo del fondo para la inversión en cada entidad.

Acceso al texto publicado en el 'Boletín Oficial de las Cortes Generales' [.pdf]