Se está observando una creciente tendencia en nuestra sociedad a reclamar los daños que recibimos de los demás y ello se traduce en una creciente frecuencia siniestral en la garantía de RC. En los próximos años se advertirá seguramente una subida progresiva de la litigiosidad y, consecuentemente, de la necesidad de incrementar los límites de cobertura de las pólizas contratadas, lo que nos va a ir aproximando sin pausa a los países más avanzados de Europa.

También estamos siendo testigos de un cambio de tendencia jurisprudencial en el ámbito de la RC hacia una progresiva objetivación de la responsabilidad y ante esta situación las coberturas de RC de los seguros Multirriesgos van a seguir adquiriendo especial relevancia y peso en los Multirriesgos.

Mientras tanto  se vienen planteando problemas prácticos diarios con respecto a la responsabilidad civil en los Multirriesgos que es necesario abordar por las aseguradoras. A título de ejemplo: la segregación de los pagos por RC de los de daños directos (facturas), las dificultades en la prueba de los daños y el nexo causal, el caso fortuito y la fuerza mayor, la concurrencia de responsabilidades, el mencionado incremento de las reclamaciones, los fraudes… compartiremos experiencias.   

En fin, los seguros Multirriesgos y la RC se pueden considerar como entes vivos en continuo proceso de adaptación a las circunstancias de una sociedad cambiante. Debemos aprender a prever sus necesidades.

COMPARTIR