“En este momento las empresas solo tienen un 0,01 céntimos de dólar de ganancia técnica por cada 1 dólar recibido y esto está peligrosamente cerca a la producción de pérdidas y esta situación hay que remediarla porque si no terminaremos con una colección de empresas débiles y eso no le conviene al público que confía sus recursos a la industria de seguros”, precisó Berguido.

Según el ejecutivo, esta es la situación hasta el mes de octubre, pero lamentablemente cuándo se dé el cierre del año a finales del mes de diciembre es muy probable que el resultado técnico que se arroje sea de pérdidas para la industria, ya que de los 1.300 millones en primas con los que probablemente termine 2013, habrá cerca de 1.315 millones en gastos, lo que producirá una pérdida técnica neta a final del período.

Berguido aseguró que lo más seguro es que esta pérdida provoque un aumento en las primas y un endurecimiento en las condiciones en general, sobre todo, en los ramos de incendio y automóvil, que son las que han registrado mayores siniestros durante el año. Agregó que en general los siniestros aumentan a un promedio de 15% a 20%, mientras que el valor de las primas se ha quedado estático. “Si no se da un aumento en las primas muchas aseguradoras van a tener que cerrar, porque ninguna compañía se puede mantener registrando pérdidas. En Panamá las aseguradoras son sólidas pero nadie en su sano juicio soportará una situación de pérdidas constantes”, concluyó Berguido en una noticia elaborada por la 'Agencia de noticias de Panamá'.